Prestar acuerdo a los jueces no es un acto administrativo de la Legislatura sino una potestad constitucional

29 abril 2011, 7: 47

Es lo que dice un fallo del Tribunal Superior de Justicia que rechazó una medida cautelar del juez Juan José Gago, quien no recibió acuerdo legislativo para ser designado camarista en San Martín de los Andes.

La resolución la pueden descargar completa más abajo en formato word.

Gago, actual juez de Instrucción, había salido tercero en el concurso convocado por el Consejo de la Magistratura para elegir a los tres integrantes de la Cámara de Todos los Fueros de San Martín de los Andes. Y fue el único de los tres que no recibió acuerdo en la Legislatura (todos los que le siguieron en el orden de mérito tampoco lo recibieron).

Mediante un recurso judicial, intentó que la Legislatura “se abstenga de cubrir la vacante” en esa Cámara hasta tanto se resuelva un recurso administrativo que presentó.

Patrocinado por un equipo de abogados que encabezó Mariano Mansilla, el juez Gago calificó de “administrativa” tal actividad legislativa e indicó que como tal “debe estar motivada a fin de posibilidad control de la legalidad y razonabilidad, aun cuando encierre el ejercicio de facultades discrecionales”.

Mediante la acción procesal administrativa, pretende que “se declare la nulidad del acto administrativo emitido por la Legislatura en ocasión de prestar acuerdo a la terna de jueces que presentó el Consejo de la Magistratura”.

Requiere además que “se lo designe en el cargo concursado”.

El Tribunal Superior de Justicia, con la firma de sus cuatro integrantes (Graciela Martínez, Oscar Massei, Ricardo Kohon y Guillermo Labate) rechazó la acción.

Entre otras consideraciones, el TSJ señala:

Al Consejo de la Magistratura compete seleccionar a los candidatos a jueces y funcionarios del ministerio público y requerir el acuerdo legislativo para las designaciones correspondientes: gran parte de su actuación se encuentra reglada y es susceptible de ser catalogada como administrativa; por el contrario, la Legislatura  presta o, no- el acuerdo, “acto de control y de gobierno” de carácter fundamental para la vida del Estado”.

“No se puede hablar entonces, de ejercicio de función administrativa sino de una potestad que, en forma privativa, la Constitución acuerda al Poder Legislativo Provincial, dotándolo de plenas facultades para dar el acuerdo o denegarlo”.

“El cuerpo legislativo, al prestar o negar el acuerdo, debe controlar, en primer lugar, si el candidato reúne los requisitos constitucionales; pero, en segundo lugar, dispone del arbitrio de todo órgano que al nombrar una persona con los requisitos exigibles, pondera la conveniencia y la oportunidad del nombramiento, no para exigir otros requisitos, sino para actuar plenamente su capacidad de selección”.

“(Todo esto) no importa sostener que el proceso de designación de los magistrados constituya un supuesto de lo que la doctrina constitucional ha denominado “actos no justiciables” o “cuestiones políticas no justiciables”. Pero sí, que el contralor judicial por parte del Cuerpo, si bien es posible, se encuentra limitado en su ámbito de actuación, vértice desde el cual, la pretensión al exceder dichos contornos y tal como se adelantara- deviene improponible”.

Respecto de la pretensión del juez para que lo designen en el cargo concursado, el TSJ respondió entre otros argumentos:

No está en la esfera de atribuciones del Poder Judicial, la de ejercer el poder político o discrecional que implica otorgar el acuerdo para la designación de los jueces: podrán compartirse o no, las razones ponderadas por los legisladores, pero su decisión  es insustituible por el Poder Judicial”.

GAGO INADMISIBILIDAD

Share

Etiquetas , ,

3 comentarios para Prestar acuerdo a los jueces no es un acto administrativo de la Legislatura sino una potestad constitucional

  1. Jorge
    30 abril 2011, 20: 24 para 20:24

    Es una atribución constitucional pero no puede ser ejercida arbitrariamente. Si el
    Dr. Gago cuya trayectoria en el Poder JudiciaL no ha merecido jamás reproche y ha superado todos los pasos exigidos por el C.M. con holgura, la aprobación se imponía. Al ser negada la conformidad debe nediar una causa de gravedad y publicitarse debidamente pues desde el 25 de mayo de 1810 el pueblo debe saber de que se trata. Los legisladores son simples mandatarios delpueblo y que yo sepa nuestros poderdantes nunca dieron una explicación seria de la negativa a aprobar el pliego del Dr. Gago. Es decir han actuado arbitrariamente y eso no es lo que prescribe la C.P..- Sin Duda que el Dr. Gago tiene derecho al cargo ganado en buena ley. No basta con no ser simpático al gobernador, o a la legislatura para motivar la negativa.Interesa que sea idóneo y honesto y reitero su conducta funcional nunca fe objetada por nadie.

  2. Cristina
    30 abril 2011, 22: 31 para 22:31

    Jorge, siguiendo tu línea de análisis, entonces los consejeros de la magistratura nos tendrían que decir porque eligen a quienes eligen, no te olvides que todos, absolutamente todos los cargos se han definido en las entrevistas personales, y los consejeros no dicen porque ponen el puntaje que ponen.
    Y siguiendo tu línea de análisis los diputados nos tendrían que explicar ahora, porque eligieron a los consejeros que eligieron, que merito han hecho estos señores para ser consejeros de la magistratura elegidos por los diputados. al menos el colegio de abogados va a elecciones, y al vocal del Superior lo Eligio el gobernador con un decreto de autolimitación, pero los representantes de la legislatura ???
    Todo el proceso de selección está atravesado por la falta de transparencia y la falta de fundamentación, excepto la parte académica.

  3. Jorge
    1 mayo 2011, 19: 50 para 19:50

    Sr Cristina, el Consejo, la legislatura , el ejecutivo y el judicial cada vez que aparezcaca un acto dudoso o cuestionable y el requerimineto pertinente. La publicidad de los actos de gobierno es la esencia de la democracia republicana, algo que aunque lo saben, jamás han de cumplir rigurosamente los sistemas autoritarios donde siempre hay eventos incomodos que barrer bajo la alfombra para que no lo vean los patrones, esto es los mandantes, o sea el pueblo que los ha elegido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.