Bueno, vamos de nuevo

8 febrero 2018, 22: 54

Llegó la bolilla extraviada.

El lunes dijimos que faltó colocar una bolilla en el sorteo de conjueces para el jurado de enjuiciamiento contra el fiscal Gustavo Mastracci y la defensora Marcela Robeda.

Pero ya apareció.

El miércoles, el Tribunal Superior de Justicia ordenó que se realice de nuevo el sorteo con el listado completo.

Los vocales sostuvieron:

las objeciones en relación con la designación de la Dra. Marconi como Conjuez que fueran expuestas por este Tribunal en el Acuerdo 5694, no conllevan a que se la excluya ex ante del Listado de Conjueces a los efectos de realizar el pertinente sorteo. Este debe realizarse de conformidad con dicho listado y, eventualmente, de resultar desinsaculada la funcionaria señalada, se evaluará el temperamento a seguir para garantizar la correcta conformación del Jurado de Enjuiciamiento.

Aquí pueden descargar la resolución.

Una observación más. En caso de que Alejandra Cerda, consejera de la magistratura por el bloque del MPN, volviese a salir sorteada, ¿integrar un jurado de enjuiciamiento no sería imcompatible con su cargo?

Los leemos, siempre.

Etiquetas , ,

Un comentario para Bueno, vamos de nuevo

  1. Escobart
    9 febrero 2018, 8: 55 para 8:55

    Una de dos: O la Secretaría de Superintendencia se “mandó” sola y decidió por las suyas excluir a la Dra. Marconi del sorteo -lo cual implicaría un escándalo que ameritaría su renuncia (o despido)-, o dicha funcionaria fue el chivo expiatorio de una decisión que tomaron los vocales -lo cual agravaría aún más la situación, poniendo a estos últimos en la antesala de un juicio político-.
    En mi opinión, creer que una Secretaría de Superintendencia puede decidir a su solo criterio una cuestión semejante parece de ciencia ficción en un poder de tamaña verticalidad como lo es el judicial (sobre todo en esas esferas).
    Si entonces -por hipótesis, al menos- la exclusión fue decisión de los vocales, cabría preguntarse, ¿qué los llevó a cambiar de opinión? ¿será que también se “mandaron” y luego les dio vértigo verse al borde del sillón frente a una espeluznante vía de hecho?
    El tiempo será quien devele el misterio… o no…; ahora hay algo seguro: del ridículo no se vuelve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.