Gerez dijo que Muñoz mostró un “desprecio por las víctimas” y buscó “procurarse impunidad”

18 Noviembre 2016, 14: 13
Así quedó el vehículo que chocó Muñoz. Foto gentileza.

Así quedó el vehículo que chocó Muñoz. Foto gentileza.

En su acusación en el juri planteó que el juez penal, ni bien ocurrió el siniestro vial, hizo “llamadas telefónicas y mensajes vía internet, a distintas personas, entre ellas a abogados especialistas en accidentes viales y funcionarios policiales de alta jerarquía.”

El juez de Garantías, Marcelo Muñoz, protagonizó un siniestro vial el 24 de septiembre pasado, a las 18.30 aproximadamente. Conducía su VW Bora por calle Trenque Lauquen cuando a la altura del cementerio Jardín del Recuerdo chocó en la parte trasera a una pareja que iba en una Renault Sandero. Producto del impacto los arrojó a un desagüe y siguió su camino. Cuando fue interceptado por la policía se negó a hacer el test de alcoholemia.

Esto le valió una sanción del juzgado de Faltas de Neuquén: se lo inhabilitó para conducir por dos años y se le impuso una multa de 28.000 pesos.

Leandro Córdoba, el joven que conducía el vehículo, lo denunció por lesiones en la fiscalía de Atención al Público y Administración de Casos, lo que abre la posibilidad de una investigación penal y, eventualmente, una formulación de cargos.

Muñoz, además, dará pelea por conservar su cargo. El jurado de enjuiciamiento habilitó el proceso por la causal de mal desempeño. Fue suspendido y se dispuso la retención del 50% de su salario. La quita de haberes no se ejecutó hasta el momento porque el magistrado está de licencia médica.

El fiscal general José Gerez presentó la acusación y el ofrecimiento de pruebas. Aquí podrán encontrar el texto completo. Atacó los dos ejes del descargo de Muñoz: los hechos denunciados, en caso de acreditarse, no son motivos de remoción porque se produjeron fuera del horario laboral, y que tienen una explicación médica porque sufrió una isquemia transitoria.

A partir del lunes 21 de noviembre comienza a correr el plazo que tiene Muñoz para formular su defensa, a cargo de los abogados Juan Manuel Coto y Joaquín Imaz. En total tiene doce días, incluida la prórroga prevista por ley.

¿Qué se plantea en la acusación?

    • Muñoz “provocó y produjo -mediante el manejo imprudente y temerario de su rodado el choque (…) y que huyó deliberadamente del lugar”
    • Gerez dijo que “ha corroborado que el día 24 de septiembre del corriente año, entre las 14:30 hs. y 17:30 hs., el Sr. Marcelo Muñoz participó, junto a otras personas, de un evento culinario en el restaurant de una de las bodegas ubicadas en la localidad de San Patricio del Chañar. Este almuerzo estuvo vinculado a una actividad académica que se había realizado en la ciudad de Cipolletti por la mañana. En dicha ocasión todos los comensales acompañaron la comida con bebidas alcohólicas (vino y champagne). También esta acusación tiene acreditado que con posterioridad al hecho objeto de este juicio, el juez Muñoz se negó a realizar la prueba de alcoholemia solicitada por el personal de la policía provincial, activando de esta manera la presunción surgida de la Ley de Tránsito respecto a la existencia de alcohol en sangre.”
    • El magistrado enjuiciado “al momento de protagonizar el choque se encontraba bajo los efectos del alcohol”
    • El enjuiciado “manipuló y utilizó tanto su celular personal como el oficial para realizar, desde las 18:30 hs. hasta las 20:00 hs. del día 24 de septiembre, llamadas telefónicas y mensajes vía internet, a distintas personas, entre ellas a abogados especialistas en accidentes viales y funcionarios policiales de alta jerarquía. La manipulación del aparato celular, ya sea mediante la búsqueda en el directorio telefónico o el uso del teclado, exige necesariamente del uso de funciones mentales superiores.”
    • Muñoz evidenció “un comportamiento totalmente incompatible con el de una persona que sufrió un AIT (Accidente Isquémico Transitorio). Ciertamente, condujo un vehículo hasta que el mismo se detuvo por un recorrido difícil de realizar; estuvo en todo momento orientado en tiempo y espacio; tenía plena conciencia de lo sucedido; realizó llamados telefónicos a las personas indicadas; intentó desde un principio controlar la situación para que la misma no tomara trascendencia; y ensayó distintas coartadas mentirosas con el objeto de eximirse de responsabilidad.”
    • Según los especialistas que consultó el ministerio público “el AIT no se puede diagnosticar por el solo relato del paciente, y el facultativo interviniente no puede hacer un diagnóstico de certeza si no vio al paciente en el momento y no le hizo un examen clínico neurológico. Si no hay estudios que permitan hacer un diagnóstico no se puede hacer un diagnóstico retrospectivo.”
    • Gerez marcó “si cualquier persona hubiera merecido la repulsa social que se manifestó y continúa manifestándose con respecto al “juez que chocó, huyó y se negó a hacer el test de alcoholemia” (tal como es conocido por la opinión pública), cuanto mayor debe ser el rechazo cuando se trata de alguien que debe mantener una “buena conducta” para conservar la alta dignidad con la cual ha sido investido por los representantes del Pueblo —con todas las responsabilidades, no privilegios, que conlleva—. Máxime si, aunque precisa y cierta, la descripción con la que se nombra al Dr. Muñoz en la prensa no termina de abarcar la gravedad de su conducta, que además incluye el desprecio por las víctimas y el recurso a la mentira como artilugio para encubrir su responsabilidad y procurarse impunidad.”

 

Etiquetas , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.