“El tribunal revisor de forma manifiesta incumplió con lo ordenado por esta Sala Penal”

6 Noviembre 2016, 23: 23

El TSJ resolvió la nulidad de un fallo que había declarado la extinción de la acción penal por vencimiento de plazos en una causa por torturas a presos en la Unidad 11. Exhortó a las juezas y al juez que intervinieron a evitar “improductivas dilaciones.”

El tribunal de juicio integrado por Cristian Piana, Martín Marcovesky y Héctor Dedominichi absolvió en agosto de 2015 a cinco policías acusados de torturar a presos en la Unidad 11, en febrero de 2009. Uno de los denunciantes, Cristian Ibazeta, fue asesinado en la cárcel dos años después. Aquí encontrarán el fallo.

La causa fue a juicio sólo por impulso del querellante: la asociación Zainuco. La fiscalía no acusó.

Por mayoría el Tribunal de Impugnación (TI) declaró inadmisible el recurso de la organización. En este post podrán encontrar los argumentos esgrimidos por los jueces Mario Rodriguez Gomez, Federico Sommer y Alejandro Cabral.

El caso llegó hasta la sala penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que declaró la nulidad de la resolución y ordenó que sea revisada la sentencia de juicio. Aquí está la resolución.

Una nueva integración del TI intervino y dispuso la extinción de la acción penal por vencimiento de los plazos, al entender que procedía la aplicación del artículo 56 de la ley orgánica de la justicia penal por tratarse de una causa de transición. Aquí el fallo de Liliana Deiub, Diego Piedrabuena y María Gagliano.

La resolución fue impugnada por la querella y regresó al TSJ. El vocal, Oscar Massei, y su par, Soledad Gennari, consideraron que el TI incumplió con lo resuelto originariamente por la sala penal. La sentencia, ahora, deberá ser revisada de forma integral por otro tribunal:

el órgano revisor se apartó abiertamente de lo que dispuso esta Sala Penal bajo argumentos que, sólo en apariencia, poseen sustento legal.

(…) Es obvio que, de haber interpretado este Tribunal Superior que la acción penal se hallaba extinguida, así lo habría declarado de forma previa o, eventualmente, hubiera ordenado suspender el trámite de las actuaciones a la espera de que esta situación sea resuelta en la instancia de grado.

Cabe señalar también que la decisión dictada oportunamente por este Tribunal Superior, al ordenar la revisión plena del fallo absolutorio (en lugar de la extinción oficiosa de la acción penal, con apoyatura en el supuesto vencimiento de un término procesal) realizó implícitamente la exégesis del artículo 56 de la L.O.J.P. que más tiende a dotar de eficacia el artículo 2° de la “Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes” (incorporada a nuestra Constitución Nacional en su artículo 75, inciso 22), cuya desatención podría colocar en responsabilidad al Estado Argentino.

(…) Asimismo, en vista del grave vicio advertido, corresponde exhortar a las magistradas y al magistrado suscriptores de la sentencia n° 89/2016 para que en lo sucesivo acaten fielmente lo resuelto por este Tribunal Superior como tribunal de última instancia, evitándose así improductivas dilaciones en el proceso.

La (segunda) resolución completa del TSJ la pueden leer aquí.

Etiquetas , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.