Fin de la ronda de consultas ¿habrá reforma del código?

16 Agosto 2016, 23: 50
Pilatti tendrá en sus manos la decisión de avanzar o congelar. Foto Matías Subat.

Pilatti tendrá en sus manos la decisión de avanzar o congelar. Foto Matías Subat.

Las últimas expositoras fueron las integrantes de la Asociación de Lucha contra la Impunidad.

La comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia concluyó con la ronda de consultas sobre la reforma del código procesal penal, en lo relativo a prisión preventiva. Con una abrumadora mayoría de expositores que expresaron su rechazo a los proyectos, legisladores y legisladoras deberán definir si emiten un despacho o dejan que el tema quede en stand by (alguien le dijo al presidente Mario Pilatti “cuando no queres que algo prospere, armá una comisión).

Las últimas oradoras convocadas a la Legislatura fueron las integrantes de la Asociación de Lucha contra la Impunidad, quienes se manifestaron a favor de la reforma.

“La modificación del artículo que pone las condiciones para dictar la prisión preventiva significa un avance muy grande en lo que respecta a los derechos de las víctimas, en particular, y a la seguridad y a la justicia que necesita la sociedad y que hoy está reclamando”, aseguró María Jadra Paz, que asistió junto a María del Carmen Mella a la comisión. Y pidió: “que se terminen los privilegios para quienes matan y violan a nuestros niños.”

Esteban Rodríguez Alzueta en el libro “Temor y control. La gestión de la inseguridad como forma de gobierno” abordó cómo la víctima tiene un “lugar central en las retóricas conservadoras” para legitimar políticas penales y penitenciarias más duras:

La víctima, en boca de estos prestidigitadores, se convierte en la mejor publicidad para actualizar los estándares punitivos autoritarios (…)  La víctima se encuentra en un lugar privilegiado: la opinión pública proyecta sus angustias sobre ella, se siente identificada con el dolor de la víctima (…) El dolor de la víctima crea una suerte de consenso espontáneo, lo que le pasó no divide posiciones. Nadie puede negar el dolor que siente un padre, una madre, un hermano, un amigo (…) El dolor es como una herida abierta, una pregunta sin responder. El tiempo de la víctima se ha perturbado, se encuentra fuera de sí. La víctima carga con el tiempo desquiciado, es alguien que reclama una revancha en los tribunales, que milita para que se completen las tareas que quedaron pendientes, para que el dolor sea restaurado con la cárcel.

Etiquetas , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.