Afilado

29 junio 2016, 0: 52
Cancela en la comisión. Foto prensa de la Legislatura.

Cancela en la comisión. Foto prensa de la Legislatura.

Así fue el defensor general, Ricardo Cancela, a la Legislatura. Además de estadísticas, llevó críticas a la reforma del Código Procesal Penal.

Ricardo Cancela, defensor general, hizo los deberes.

Conocía al dedillo lo que había dicho el vocal del Tribunal Superior de Justicia, Alfredo Elosú Larumbe, en su exposición en la comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Legislatura cuando respaldó la necesidad de reformar el Código Procesal Penal.

Esta vez fue su turno para emitir opinión. Y se despachó.

Lo primero que hizo, para diferenciarse de su antecesor, fue llevar sus estadísticas. Aquí está el documento.

Dijo que de 69 juicios ante jueces técnicos que se hicieron en el segundo semestre de 2015 en Neuquén (Primera Circunscripción), el 86% de los imputados llegó en libertad. En el 73% de los casos los imputados fueron hallados culpables y el 3% se declararon en rebeldía.

En cuanto a las medidas de coerción, indicó que en el 34% de los casos las partes han requerido prisión preventiva -no es lo que más se pide- y que en el 66% se han pedido otras como restricción de acercamiento, comparendos, etc. En los casos en que fue solicitada la privación de la libertad, jueces y juezas la han concedido en una abrumadora mayoría: un 72%.

Para la defensa, respecto de 2014, se registra una tendencia a mayor cantidad de pedidos de prisiones preventivas, y en consecuencia, mayores imposiciones.

Respecto a la declaración de rebeldía, Cancela enfatizó que no siempre se trata de personas que se sustraen en forma voluntaria al proceso, pues explicó, muchas veces son por errores de notificación, y al día siguiente el acusado comparece y se revoca la rebeldía.

«Al día de hoy teníamos 300 rebeldes, ¿qué hicimos?, vamos a introducir legajo por legajo, y nos quedaron 217 rebeldías. Diputado que dude, venga con nosotros, vamos a ver el sistema, y usted dice «¿a ver el legajo tal?» Se lo traemos y vamos a demostrar que es así», señaló.

«Esto es culpa de nosotros»

El defensor tuvo un escenario distinto al del vocal. Fue escuchado por muchos diputados y diputadas. El número fluctuó, pero se mantuvo la audiencia. Estuvo casi dos horas y llevó personal del ministerio público, que evacuaba cada duda que se presentaba con cifras. Al terminar fue felicitado, entre otros, por Pamela Mucci (FyPN), Raúl Godoy (FIT) y Jesús Escobar (Libres del Sur).

«Lo de él también es ideológico», le respondió a Elosú, a quien nombró varias veces como «el magistrado». Planteó:

Cada uno se ubica en la posición que le parece mejor, esto no está ni bien, ni mal. Yo me ubicó en la posición que me corresponde, que es el respeto y la garantía de todos los ciudadanos, por eso claro que es ideológico. Eso no hay ninguna duda.

(…) Hoy paradójicamente, a dos años de la implementación de esta reforma, se nos ocurre decir que todo está mal, y que es necesaria una modificación. Algunos dicen «ajustes», esto no es ningún «ajuste».

(…) Cuando nosotros decimos que esto es inconstitucional lo decimos porque no se cumple con la ley suprema (…) No somos opositores por ser opositores, no puede un tribunal enviar un proyecto que nos obliga a no cumplir con la ley. También es cierto que, como acá son todos vivos, y todo es rápido, puede decir «total hasta que vaya a la Comisión Interamericana esta gente van a pasar tres o cuatro años». Y es cierto. Pero es hora de que seamos serios.

¿Es necesaria esta reforma?, ¿Vamos a solucionar los problemas sociales con esta reforma o no? Mire si algo no funciona acá, es cierto que es un fracaso, que se nos venzan las causas, que se nos vencen los plazos, ¿pero ustedes creen que es culpa de que ustedes dictaron esta ley? Esto es culpa de nosotros, de los actores judiciales que trabajamos mal, y como trabajamos mal, y ante el enojo, con razón, con suficiente razón por parte de la sociedad, ¿que decimos? «vamos a hacer unos recortes». ¿Y a quién se lo hacemos el recorte? Se lo hacemos a los imputados y a la defensa, que es lo más fácil.

Encierro

Cancela insistió mucho en la defensa de las garantías, y utilizó ejemplos, algunos un tanto desafortunados:

Se legisla, como dije yo, y como reitero en todos lados, se legisla pensando que legislamos para los negros, los pobres y los delincuentes, y nos olvidamos que estas garantías, que todas estas garantías son para todos. Para nosotros, para cualquiera de nosotros, eso nos olvidamos.Y si mañana tenemos un accidente de tránsito, y yo a algunos se los deseo, para ver qué es lo que hacen. Y para estar preso. ¿Sabes por qué? Porque vos sos peligroso manejando, entonces te vamos a dejar detenido, después vamos a ver si vos sos responsable o no. Y además porque la segunda causal de muerte en este país son los accidentes de tránsito.

Se metió de lleno con la modificación de los supuestos para agravar la prisión preventiva:

Las medidas cautelares se dictan para los fines del proceso, no se dictan para las víctimas, esta es la gran confusión. Si le queremos dar una respuesta a las víctimas también la víctima tiene en este código derechos, en el artículo 13, pero si le queremos dar alguna protección hagamos otras medidas. No digamos que la prisión preventiva tiene como solución dar una respuesta a la víctima. 

(…) En un Estado democrático no se puede utilizar la prisión preventiva como una medida de seguridad, ni como un adelanto de pena, porque detenemos, para saber luego, en un juicio, justificar la detención. También detenemos para investigar: «mientras estamos investigando, lo detenemos.» Cuando es al revés, investiguemos para detener.

Esto no es, como dijo mi colega del tribunal, un simple ajuste, como si a un auto le sacaran las tuerquitas y le ponemos una llanta más cromada (…) no, esto es el motor, porque acá está en juego el hecho fundamental de las personas, que después de la vida, no hay derecho más importante que la libertad. Entonces cuando queremos hacer este tipo de restricciones no podemos decir, ligeramente, «un ajuste.» No es, basta de galimatías, basta de eufemismos.

(…) Yo como defensor, y por el puesto que ocupo, no puedo dejar de decir esto. Sino voy a las audiencias del Tribunal Superior, que hace dos meses que no voy, yo estoy bárbaro si yo quiero hacer la plancha, gano re bien, no trabajo y colaboro porque no digo nada. En cambio en esta posición, molesto. 

Pistas

El presidente de la comisión, Mario Pillati (MPN), fue el único diputado que hizo (nuevamente) un intento por componer. Habló de que no le parecía mal dar «pistas», «listar una serie de causales generales cuidadosamente», «un camino intermedio» en materia de prisión preventiva.

José Gerez. Foto Cecilia Maletti.

José Gerez. Foto Cecilia Maletti.

Cancela indicó que era un peligro «vos no los conoces (a los jueces y juezas) hay causas que se resuelven conforme la mirada que tenga la sociedad.»

Next

El fiscal general, José Gerez, será el siguiente invitado de la comisión.

Etiquetas , ,

2 comentarios para Afilado

  1. Escobart
    29 junio 2016, 11: 58 para 11:58

    El Sr. Defensor General expresa en su exposición una realidad que trasunta a la prisión preventiva –que no deja de ser un ejemplo paradigmático- y es que el Poder Judicial no está dando respuesta a la sociedad. Y esa falta de respuesta no obedece a inconvenientes sistémicos o reformas procesales pendientes, sino a los recursos humanos que lo gestionan. El Poder Judicial se ha convertido en una burocracia cuya única pretensión es la de justificar su existencia y en donde las honrosas excepciones que procuran modificar ese destino, son solo eso, arrestos personales destinados al fracaso.

    • sebastian
      8 julio 2016, 10: 40 para 10:40

      Escobart, tiene ud. toda la razón!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.