Para el fiscal fue “loable” que un diputado “muestre su inquietud” ante un presunto hecho de corrupción, pero archivó el caso

16 marzo 2016, 22: 35

Se trata de la presentación que había realizado el legislador Raúl Podestá, respecto del manejo de los fondos del Instituto Provincial de Juegos de Azar de Neuquén. El fiscal Jara dijo que no hubo delito.

El diputado provincial del Frente Grande, Raúl Podestá, denunció en septiembre del año pasado que hubo malversación de fondos públicos en el Instituto Provincial de Juegos de Azar de Neuquén (IJAN). Aseguró que se utilizó dinero para fines distintos a los que prevé la ley 2751, que regula su funcionamiento.

El fiscal Marcelo Jara ordenó en su momento allanar la sede del IJAN y secuestró documentación.

A los dos meses dispuso el archivo de las actuaciones. Aquí encontrarán los fundamentos de su decisión.

Podestá planteó que el IJAN sólo podía financiar programas destinados a la asistencia social y la educación, y que desde el 2011, el responsable de la administración de los fondos, Alfredo Mónaco, malversó un monto aproximado de trescientos millones de pesos al darle un uso distinto a lo establecido por la ley.

Jara sostuvo que no hubo delito:

a pesar de entender que la metodología genérica utilizada en la norma legal de creación del IJAN y su falta de reglamentación concreta, no resulta de la mejor técnica al permitir que los funcionarios encargados de su aplicación en los casos concretos tengan un ámbito de discrecionalidad excesivamente amplio; no es menos cierto que la comprensión de los conceptos modernos de Asistencia Social y Educación ha cambiado radicalmente, al admitirse supuestos  abarcativos de situaciones que a los conceptos tradicionales resultaban extraños.

Debe realzarse, que si bien arribamos a la conclusión de la no existencia del delito, consideramos que la circunstancia de que un diputado provincial, muestre su inquietud  ante una situación que a su criterio merecía investigarse, resulta a todas luces loable y por ello se agotaron los extremos probatorios previos a expedirnos sobre el fondo de la cuestión planteada.

El fiscal tampoco consideró que existió delito, pero si desprolijidades, en el manejo de los fondos de la Fundación Alejandría, y sobreseyó a quienes habían sido imputados. 

Hace un par de semanas, un defensor lo chicaneó en plena audiencia de formulación de cargos, en una causa por irregularidades en el reparto de tierras fiscales.

Martín Segovia dijo: “nos presentaremos en la fiscalía del doctor Jara a explicar todos los extremos de esta imputación, y después veremos si el doctor Jara nos agasaja con un pedido de sobreseimiento”.

“O, no”, retrucó el fiscal a lo lejos.

Etiquetas , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.