[VIDEOS] Gatillo fácil: imponen 20 años de prisión al expolicía Méndez por el crimen de Matías Casas

24 diciembre 2015, 15: 19
Héctor Méndez. Foto Cecilia Maletti.

Héctor Méndez. Foto Cecilia Maletti.

Fue a partir del cambio de calificación legal, que quitó el agravante del abuso funcional. La fiscalía había solicitado 25 años, la querella 33 años y 3 meses y la defensa 10 años y 8 meses.

El expolicía Héctor Méndez fue condenado a 20 años de prisión por el asesinato de Matías Casas, cometido el 22 de julio de 2012 en el barrio Cuenca XV de Neuquén. Aquí la sentencia completa.

El crimen del joven ocurrió cinco meses antes de que otro integrante de la fuerza, Claudio Salas, matara a Braian Hernández de 14 años. 

Méndez fue declarado responsable por un jurado popular del delito homicidio calificado por el uso de arma de fuego y por el abuso de la función de policía, y se le impuso prisión perpetua.

El Tribunal de Impugnación revocó la sentencia, quitándole el agravante del abuso funcional, y el Tribunal Superior de Justicia confirmó la decisión.

Salas, que también había sido condenado a perpetua, fue beneficiado por una resolución del TSJ, y se le rebajó la pena a 15 años. El caso llegó a la Corte Suprema, y ya tiene dictamen favorable de la Procuradora Alejadra Gils Carbó.

El tribunal integrado por Ana Malvido, Martín Marcovesky y Carina Álvarez consideró para merituar la pena que:

la fiscalía y la querella lograron acreditar las agravantes genéricas de la naturaleza, características de la acción, y medios empleados atendiendo las particularidades de los motivos que determinaron el accionar delictivo, resultando igualmente valorado en este punto su condición de policía y la conducta posterior al suceso y como atenuantes las condiciones personales y familiares del victimario y la carencia de antecedentes condenatorios informados por la fiscalía

(…) se le asignó especial significación al modo en el cual Méndez accionó su arma cuando Matías Casas había decidido irse del lugar, cuando el joven se encontraba de espaldas subido a su motocicleta y recibió el disparo letal y que el arma reglamentaria utilizada, el arma 9mm, fue proporcionada por el Estado provincial para defender a los ciudadanos y no para matarlos.

En cuanto a los motivos que determinaron su accionar delictivo se encuentran íntimamente relacionados con su condición de policía, puesto que se probó que salió a buscar al joven que había discutido esa noche con su hijo, cuando su condición de uniformado le imponía otro tipo de conducta, tendiente a apaciguar el conflicto, no agravarlo, y mucho menos, terminar con la vida de una persona.

(…) su conducta posterior al suceso que siguió a la víctima luego de haberle disparado, y le propinó puntapiés cuando ésta yacía tirada en el suelo sin ninguna posibilidad de defenderse demuestran lo desdeñable de su conducta, agravan su culpabilidad, y por ende el grado de reproche penal.

A continuación escucharán a los testigos que ofrecieron las partes durante la audiencia de cesura, y sus alegatos con las peticiones de pena. También la lectura del veredicto. Agradecemos a la Oficina Judicial de Neuquén por los videos:

Etiquetas , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.