Lo condenaron, lo absolvieron, revocaron la absolución y ahora lo condenaron con una nueva calificación

19 Octubre 2015, 12: 22
Cardozo fue juzgado en el primer juicio por jurados que se realizó en Neuquén capital. Foto Matías Subat.

Cardozo fue juzgado en el primer juicio por jurados que se realizó en Neuquén capital, junto a Daniel Landaeta. Foto Matías Subat.

Se trata del primer caso que fue a juicio por jurados en Neuquén capital, y cuya sentencia modificó un tribunal de jueces técnicos.

Denis Cardozo fue condenado por homicidio en ocasión de robo, agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de partícipe necesario por un jurado popular, y posteriormente se la jueza de Garantías, María Gagliano le impuso una pena de 13 años y 4 meses de prisión.

Se lo acusó de trasladar en su moto a Daniel Landaeta, luego de que este ingresara a robar a un mercado del barrio Mariano Moreno en octubre de 2011 en Neuquén capital, y matara a Haída Mariguín Valenzuela.

El Tribunal de Impugnación integrado por Federico Sommer, Raúl Aufranc y Gustavo Ravizzolli absolvió a Cardozo por entender que el jurado popular realizó una incorrecta valoración de la prueba.

La sala penal del Tribunal Superior de Justicia revocó la decisión porque dijo que no se observaron circunstancias que hicieran suponer que “el Jurado Popular tergiversó el contenido de esa prueba testifical y realizó inferencias abiertamente erróneas.” Ordenó que se remitan las actuaciones para que el Tribunal de Impugnación, con otra integración, resuelva el caso.

El nuevo tribunal conformado por Gladys Folone, Andrés Repetto y Martín Marcovesky cambió la calificación legal por la que fue condenado Cardozo, quitándole el homicidio. Ahora deberá realizarse un nuevo juicio de cesura para adecuar la pena al delito de robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de partícipe necesario (aquí la sentencia y aquí la aclaratoria).

Se descarta que la defensa recurrirá la decisión.

Nos llamó la atención una conclusión de Folone, autora del voto al que adhieren sus colegas, sobre el comportamiento de las personas pertenecientes a un barrio de “gente trabajadora”. Hernández y Gonzalez son dos testigos que vieron pasar motos el día del hecho, pero no son claros en sus declaraciones a la hora de decir si era o no Cardozo el que iba. La jueza sostiene que:

Del análisis de estos testimonios, tengo para mí que los jóvenes saben más de lo que dijeron, que el hecho de ser del barrio igual que el imputado, los condicionó, de lo que dio expresa mención Gonzalvez, que se encontró en el boliche a Cardozo, lo que indica que lo conocía.

Constituye una regla de experiencia, (acervo general de conocimientos aceptados en un tiempo y lugar definidos como toda convención cultural se encuentra determinada por la cosmovisión de su tiempo y pertenencia social) que las personas que viven en el barrio “de toda la vida”, como en este caso, un antiguo barrio de la ciudad de Neuquén, de gente trabajadora, se conocen, se ven crecer; existe un importante control social, cada uno sabe que hace el otro, y es por eso que Hernández supo que el que pasó en la moto era Cardozo.

Etiquetas , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.