Alegatos de apertura, clausura y veredicto absolutorio para policías acusados de torturar en la cárcel

23 agosto 2015, 15: 41

Fueron imputados por castigar a tres presos, uno de ellos Cristian Ibazeta, en febrero de 2009 en la Unidad 11. Videos y sentencia completa.

El interno Cristian Ibazeta fue el que denunció los hechos ante fiscalía. En mayo de 2012 recibió más de 20 puñaladas en la U11 y murió a los tres días. Foto Matías Subat.

El interno Cristian Ibazeta fue el que denunció los hechos ante fiscalía en 2009. El 21 de mayo de 2012 recibió más de 20 puñaladas en la U11 y murió a los tres días. Foto Matías Subat.

El tribunal integrado por Martín Marcovesky, Cristian Piana y Héctor Dedominichi absolvió por unanimidad a los policías Martín Castillo, Gastón Rosas, Sergio Catalán, Gustavo González y Mirko Bernardelli acusados de torturar el 22 de febrero de 2009, en el pabellón 6 de la Unidad 11, a los presos Ramón Mansilla, Manuel Nuñez y Cristian Ibazeta, asesinado en la cárcel en mayo de 2012.

El caso venía del sistema anterior. El fiscal Ignacio Di Maggio instó el sobreseimiento, pero la jueza Ana Malvido elevó a juicio la causa sólo con la acusación de la querella, representada por la asociación Zainuco. Su colega Carina Alvarez dispuso, ya con el nuevo código procesal en marcha, la apertura del debate en febrero pasado.

La realización del juicio fue en extremo engorrosa.

Estaba previsto que comenzara en julio pero se postergó para agosto ante la asunción de nuevos defensores (lo contamos aquí). El primer día de audiencia se reeditaron todos los planteos ya resueltos, incluso el de que un juicio no puede concretarse sin acusación fiscal. A estas cuestiones preliminares el tribunal las resolvió al momento de dictar sentencia, y las rechazó.

Estos son los alegatos de apertura:

Hubo otros “imprevistos”. El defensor Marcelo Inaudi solicitó comenzar a las 10, en vez de a las 8.30, la segunda audiencia de juicio porque tenía que intervenir en una impugnación. Jamás regresó, lo que derivó en que se cancelara la audiencia. El anteúltimo día, el juez Piana, mientras se desarrollaba un extenso cuarto intermedio en el juicio, debió ir de la sala de Irigoyen hasta la ubicada en Antártida Argentina, para definir la recusación contra el tribunal en el juicio por la causa Temux.

Declararon como testigos Nuñez, Mansilla y se incorporó por lectura la denuncia de Ibazeta y las ruedas de reconocimiento. Comparecieron los presos Manuel Serrano y Nicolás Torres, que estaban en el pabellón aquel día. Hubo referencias a las constancias de profesionales médicos, exhibiciones de las cámaras de seguridad de la unidad, y de una cámara oculta realizada a Ibazeta por dos de los policías que fueron imputados durante el descargo a una sanción (dijeron que lo hicieron por “seguridad personal” porque Ibazeta “siempre denunciaba”).

Brindaron su testimonio integrantes de la defensa pública (Silvia Ayala, Fernando Diez y Leandro Seisdedos) que formaban parte de la comisión de protección a testigos víctimas de la causa “Zárate” (el juicio contra 27 guardiacárceles que terminó con 6 de ellos condenados por vejaciones y severidades). En ese contexto también se oyó el testimonio de Miguel Valero.

González y Bernardelli hicieron uso de su derecho a expresarse ante el tribunal, y se declararon inocentes.

Fueron muy duros los cruces al cierre. Inaudi inclusó desacreditó el testimonio de los integrantes de la comisión, de los presos y aseguró:

Aquí la querella pretende presentar en sociedad un caso como que eran 15 monjes benedictinos que estaban orando en el convento, y a la madrugada se abrió la puerta del convento, y entró el grupo de requisa y empezó a moler a palos a todos. Esto no es así. Las versiones que da esta gente tienen que ser tomadas con mucha cautela

El resto de las defensas cargó fuerte contra Zainuco como organización, desacreditándola y haciendo hincapié en su “odio” contra la institución policial. Estos son los alegatos de clausura, réplicas y dúplicas:

En la resolución, el tribunal sostuvo:

Se ha hecho un análisis pormenorizado de las declaraciones de Nuñez, Mansilla, Serrano y Torres que aparecen como nucleares y presentan fuertes puntos de coincidencia, pero tan fuerte son las coincidencias que presentan como las divergencias. Hay diferencias temporales en sucesos, diferencias muy importantes en las dinámicas

Si bien los jueces no lo manifestaron de forma explícita, se desprende de sus conclusiones que los hechos no existieron, o no de la forma en que fueron presentados, que es casi lo mismo. Este es el veredicto absolutorio:

Aquí la sentencia completa en PDF.

Etiquetas , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.