Sobre el cinismo institucionalizado

11 junio 2015, 22: 54

Escudo_2Abusar del arma reglamentaria contra un animal es un «hecho repudiable» para la policía de Neuquén. Vejar, humillar o matar a jóvenes, presos, mujeres y trans, no.

Un efectivo de la policía de Neuquén le disparó con su arma reglamentaria a una perra que lo disgustó.

No sería esta la primera vez que hacía un uso abusivo del arma. Los vecinos, contaron, que festejaba los goles del club de fútbol del que es hincha con tiros al aire.

A 24 horas del hecho el efectivo fue pasado a disponibilidad. Aquí no hubo que esperar el sumario administrativo ni el fallo judicial. La policía emitió un comunicado en su sitio web oficial en el que repudió «fervientemente» lo sucedido. Dijo que el accionar del agente «no refleja los lineamientos y los valores que pregona la Fuerza». Y no ahorró en calificativos: «aberrante», «irrazonable», «negligente».

Este es el texto completo, para quienes desconfían:

1

El ministerio de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo de la provincia informó que haría frente a los gastos que conllevaron la intervención quirúrgica y el cuidado del animal.

Esta reacción es la que jamás tuvo la fuerza contra ninguno de sus miembros cuando cometieron crímenes (aberrantes) como los casos de gatillo fácil que involucraron a Claudio Salas y Héctor Méndez, ni ante el homicidio (irrazonable) de Carlos Fuentealba a manos de José Darío Poblete.

Tampoco hubo celeridad cuando Cristian Ibazeta fue asesinado en la Unidad 11. Todo lo contrario: los jefes policiales y los funcionarios de seguridad señalaron que «no podían garantizar que no hubiera otro caso.»

Nunca se dijo públicamente que cuando un efectivo ejerce violencia de género, abuso o acoso contra su pareja, expareja, o compañera de trabajo atenta contra (valores) de la fuerza. Ni que humillar a travestis y trans es (fervientemente) denigrante.

El silencio sobre estas prácticas convierten lo ocurrido en un acto de desmesura. Sólo queda espacio para el cinisimo.

Etiquetas , ,

Un comentario para Sobre el cinismo institucionalizado

  1. sebastian
    12 junio 2015, 12: 24 para 12:24

    Es cierto que la fuerza debió hacer un comunicado en esos casos, aunque no me parece mal que lo haya hecho en este caso. El ataque a un animal indefenso es un acto censurable, más si se tiene presente como se materializó el mismo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.