Cuando la institucionalidad es puro verso: la historia de las nominaciones al Consejo de la Magistratura

26 febrero 2015, 8: 53

Entérese los nombres de los cuatro (¿o tres?) representantes de la Legislatura que asumirán en el nuevo período. Confirmado: quiénes elegirán al funcionariado judicial llegaron allí contrariando la constitución y las leyes. Así, cualquiera.

Si empezamos por el final de la historia podríamos decir que el próximo viernes 27 de febrero, en la sede del Colegio de Abogados, asumirán como consejeros el vocal del Tribunal Superior de Justicia, Oscar Massei, los representantes de los abogados de la provincia, Eduardo Sepúlveda y Mario Ferrari, por el bloque del Movimiento Popular Neuquino, Roxana Béttiga y María Alejandra Cerda, y por el Frente y la Participación, Claudia Vega. Estará ausente (por el momento) el consejero del Partido Justicialista: el diputado renunciante Luis Sagaseta.

El escenario será muy distinto al de aquel febrero de 2011 cuando la entonces flamante integración era aplaudida en el auditorio de Casa de Gobierno. No hay mucho para ostentar esta vez.

La postulación de Massei la realizó el Tribunal a mediados de diciembre cuando designó sus autoridades. Sepúlveda y Ferrari surgieron de las elecciones entre sus pares en noviembre pasado.

Desde una posición reglamentarista las cuatro nominaciones de los representantes de la Legislatura burlaron la ley 2533 del Consejo que en su artículo 8 establece que:

«Los consejeros y sus suplentes deben ser designados o proclamados en un plazo no menor a treinta (30) días corridos anteriores a la fecha de vencimiento de mandatos.»

Los mandatos culminan el 28 de febrero y aún no se formalizaron.

Respecto de las dos representantes titulares del bloque del MPN (ni hablemos de suplentes) se acordaron a fines de la semana pasada. La discusión fue trabada y hubo ausencias marcadas que disgustaron. Diputados y diputadas trataron de promover a sus asesores de confianza, sin éxito. Otros pensaron «por qué no yo» (idea que gustó en otro bloque). Finalmente la pulseada la ganaron los legisladores Raúl Béttiga (MPN) y Sergio Gallia (satélite del oficialismo) que alentaron los nombramientos de su hermana y su pareja, respectivamente.

En cuanto al dividido bloque del Frente y la Participación (antigua coalición con UNE) recientemente se anoticiaron de que les correspondía un representante. El acuerdo fue que el sector que encabeza Ramón Rioseco, intendente de Cutral Co y candidato a gobernador del Frente para la Victoria, definía al titular, y el resto de las fuerzas harían lo propio con el suplente. Ramón nombró a quien fuera su pareja. Vega saltó a la escena pública en los últimos meses pues se hablaba de que acompañaría en la fórmula a Horacio Quiroga para la gobernación.

«Motivos de índole político»

En la reunión de labor parlamentaria del martes 24 de febrero se comunicó a las y los jefes de bloque que Sagaseta renunciaba a su banca. Aquí textual:

renuncia

 

Dicen que el diputado se habría «autopostulado» para la vacante (antes de él hubo otros nombres) y dentro de su fuerza política lo resistieron. Lo cierto es que obtuvo los apoyos necesarios dentro y fuera del partido (y de la provincia también).

La Constitución provincial es clara: quienes representan a los bloques no pueden ser diputados o diputadas. De hecho legisladores y legisladoras hacen las nominaciones en el último año de mandato. Los consejeros y consejeras conviven sólo el primer año de su período con quienes los propusieron, y los tres años restantes continúan con una Legislatura completamente nueva. Este «desfasaje», para denominarlo de algún modo, encierra este propósito.

Su dimisión deberá ser tratada en el período ordinario de sesiones (que comienza el 1 de marzo) por lo que ello también violentaría la Constitución, que prevé que los miembros del Consejo se renovarán de «forma simultánea». ¿Habrá posibilidad de que se evalúe antes del viernes? Todo puede ser.

Si se le acepta y el bloque propone a Sagaseta la vicegobernadora Ana Pechen emitirá la resolución que formalice las designación, y convalidará tan precario acto.

Entonces se abrirá otro frente: ¿impugnarán la resolución que lo nombró ante el Poder Judicial?; ¿las y los concursantes lo recusarán?; ¿qué clase de legitimidad puede sostener un consejero que llega en este contexto para seleccionar jueces, juezas, fiscales, defensores y defensoras?

Es notable cómo quiénes machacan en sus discursos por la «defensa de la institucionalidad» sean los que más temprano que tarde buscan trampearla, o simplemente renuncian a ella.

Etiquetas , , , , , , , , ,

3 comentarios para Cuando la institucionalidad es puro verso: la historia de las nominaciones al Consejo de la Magistratura

  1. preguntón...
    26 febrero 2015, 16: 11 para 16:11

    un vergüenza, pretenden utilizar al CM para designar a la ex-esposa de…, a la hermana de… o al diputado tal cuando la Constitución expresamente lo prohíbe, comparto el titulo de la nota, les importa un comino la importancia institucional del Consejo de la Magistratura.

  2. me importa un comino
    28 febrero 2015, 8: 31 para 8:31

    Si así son elegidos para integrar el Consejo, imagínense cómo hacen para elegir a los jueces!
    Más claro, eche agua.

  3. perdigones hy
    2 marzo 2015, 13: 52 para 13:52

    Y los integrantes salidos del Colegio de Abogados NUNCA EJERCIERON, son politicos de cepa, y representan a los abogados independientes, cuac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.