[VIDEO] “Te da cosa que digan: ‘bueno entonces si vos lo querías es porque te gustaba que te pegue’”

17 Octubre 2014, 16: 15

Gabriela Quidel, víctima de violencia sexista, estaba acusada del homicidio de su pareja. La defensa solicitó el sobreseimiento al encuadrar el caso en legítima defensa. La fiscalía, que había pedido la elevación a juicio, cambió su criterio y acompañó la petición. 

“Estoy nerviosa, me lloré todo esta mañana”, dice Gabriela Quidel antes de ingresar a la audiencia que comenzará con retraso.

Tímidamente cuenta que se había juntado con quien era su pareja, Eduardo Huenufil, a los 11 años. “Era chiquita, no podes olvidarte de alguien, uno lo quería”, y baja la cabeza.

Gabriela está a punto de saber si irá efectivamente a juicio como lo había pedido el fiscal Horacio Maitini por el delito de homicidio calificado cometido el 10 de septiembre de 2013 en la Toma 2 de Mayo de la ciudad de Neuquén, o si se hará lugar a la petición de sobreseimiento impulsada por su defensora Ivana Dal Bianco, que encuadró el caso en legítima defensa.

El juez Cristian Piana había elevado a juicio la causa en diciembre pasado con los mismos argumentos que Maitini: el día en que Gabriela, víctima sistemática de violencia sexista, mató a Huenufil fue en el contexto de un “enfrentamiento”.

Piana fue recusado, y esta vez intervendrá Mauricio Zabala.

“Sí me acuerdo”, contesta Gabriela sobre aquella fecha. Ella estaba con sus dos hijos. Muestra la marca de la quemadura que tiene en el abdomen que Huenufil le hizo cuando estaba embarazada. Una de las tantas huellas.

“Me llevó para la casa, no podía salir por ningún lado, agarró un cuchillo, le empezó a pegar al pullover, el nene me abrazaba y lloraba. “Voy al baño”, dijo. Se fue al zanjón. “Confío en vos, porque si te escapas”. Cuando se fue al zanjón agarré a mis hijos y me fui corriendo.”

“Se me vino encima, me cortó la cabeza, el nene le dice: “Viejo de mierda, soltá a mi mamá”. Él (Huenufil) era re atrevido con la boca y me dijo: “dale puta de mierda, te voy a cagar matando, no te da la sangre.”

En ese forcejeo, y al ver a la beba que tenía en brazos sangrando (en realidad era la propia sangre de Gabriela) es que tomó el cuchillo y se defendió.

“Yo llamé a la policía, a la ambulancia”.

“A él no le importaba si me hacía algo feo o no. Yo sé que él no te escucha en la foto, pero yo le habló y le digo de que forma él me quería, porque yo no entendía, me mandaba al hospital.”

“Te da cosa que digan: “bueno entonces si vos lo querías es porque te gustaba que te pegue o algo, y no es así”.

“Lo bueno es que mis hijos están conmigo, por ahí uno se siente mal igual porque es una vida”.

Enseguida Gabriela se refugia en las mujeres que la acompañaron y que ingresarán con ella a la audiencia. La fiscal Soledad Rangone suscribirá a lo solicitado por la defensa, y el juez, ante el acuerdo de las partes, instará el sobreseimiento.

Todos los detalles se pueden ver en el video:

Sobre la legítima defensa

En el libro “Homicidios conyugales y de otras parejas. La decisión judicial y el sexismo” se analiza la aplicación de esta causal. Las autoras, Marcela Rodriguez y Silvia Chejter, sostienen:

La legítima defensa como causal de justificación ha sido diseñada, formulada e interpretada desde un punto de vista absolutamente masculino; fue forjada para una agresión, pelea, ataque entre varones que, por lo general, no se conocen previamente entre sí, y de peso, talla y fuerza similar. Sobre la base de esa perspectiva se estipularon los requisitos que esta causal de justificación demanda. No fue prevista para cuando las mujeres se defienden (…).

Así, la exigencia de una agresión actual o inminente no considera el historial de violencia previa prolongado sufrido por la mujer, cómo afecta y conforma sus percepciones del peligro, de su inminencia y de qué acciones son necesarias para protegerse. Habitualmente los tribunales carecen de conocimientos específicos para apreciar la percepción del peligro de las mujeres que han padecido estos historiales de violencia. Los tribunales entienden que el requisito de inminente es equivalente a la inmediatez, lo que no corresponde a las experiencias de las mujeres golpeadas.

Del mismo modo ha sido interpretada la necesidad racional del medio empleado para defenderse, desconociendo las realidades y punto de vista de las mujeres. Afirmaciones tales como que la mujer tenía posibilidades de irse o de utilizar otros medios menos lesivos para repeler el ataque, son realizadas desde una perspectiva masculina que no contempla el contexto concreto y las experiencias previas de las mujeres para evaluar si estos otros medios eran adecuados y exigibles. Mas aún, prevalece el criterio que las mujeres debieron soportar las agresiones sin defenderse, o intentar irse pese al riesgo sobre sus vidas o su integridad física. Se espera que se sacrifiquen y, si no es el caso, se consideran que tenían vías alternativas para su defensa.”

Etiquetas , , , ,

Un comentario para [VIDEO] “Te da cosa que digan: ‘bueno entonces si vos lo querías es porque te gustaba que te pegue’”

  1. 20 Octubre 2014, 11: 48 para 11:48

    SEÑOR BERTO SE HABLA DE POLITICA CRIMINAL DE LAS FISCALIAS – QUE PASO CON LA CAUSA DE CAMARA OCULTA- GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.