[VIDEO] Tras cinco años de ocurrido los hechos aún no llega a juicio un caso de torturas en la U11

3 octubre 2014, 13: 20

Uno de los internos que denunció las vejaciones, Cristian Ibazeta, fue asesinado en 2012 en la cárcel. En 2013 la causa se elevó a juicio con la acusación de la querella, la fiscalía solicitó el sobreseimiento. En 2014 la audiencia de control de acusación se suspendió porque no pudo ser notificado uno de los imputados.

La querella y las defensas. Ningún representante de la fiscalía estuvo presente.

Los hechos ocurrieron el 22 de febrero de 2009. Un grupo de internos de la Unidad 11, entre ellos Cristian Ibazeta asesinado el 24 de mayo de 2012 en la cárcel, denunció las agresiones sufridas por personal de requisa, celadores y oficiales, en el pabellón 6. Les colocaron a los detenidos bolsas de nylon en la cabeza y le propinaron golpes y patadas.

El fiscal Ignacio Di Maggio solicitó el sobreseimiento de los cinco guardiacárceles imputados: Mirko Bernardelli, Martin Castillo, Gastón Rosas, Gustavo Gonzalez y Sergio Catalan. La asociación Zainucoconstituida en querellante pese a la oposición de Di Maggio, los acusó por torturas. En 2013 la entonces jueza de instrucción, Ana Malvido, elevó la causa a juicio, y desestimó el planteo del fiscal de que las lesiones pudieron ser “autoinfringidas.”

El viernes 3 de octubre estaba previsto que se realizara la audiencia de control de acusación pero fue suspendida apenas iniciada, ya que el juez de Garantías, Marcelo Zabala, hizo lugar a un planteo del defensor de Catalan, Javier Cardellino, quien sostuvo que su asistido “no fue notificado de forma fehaciente.”

El abogado querellante Federico Egea aseguró que “en el marco de la comunicación fluida que debe tener el defensor y el deber de colaboración que le corresponde en el proceso, entiendo que su presencia debería garantizar el derecho de defensa de su pupilo, quien además debió haber sido comunicado inicialmente por él mismo respecto de la realización de este trascendente acto procesal.” Le pidió al defensor que informe si el domicilio consignado es el correcto “a los efectos de evitar que por imposibilidad de notificar al imputado no se pueda realizar la audiencia lo cual parecería ser el interés de la parte.”

Al finalizar Egea insistió en que se tuviera presente la “naturaleza del hecho, las circunstancias de que las víctimas del hecho están bajo custodia policial y los imputados aquí son policías en funciones.”

La brevísima audiencia se puede ver a continuación:

Etiquetas , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.