Confirmado: si la fiscalía no fundamenta, nadie puede hacerlo en su lugar

29 agosto 2014, 7: 00

Final para un debate que duró cuatro meses y que pasó por todas las instancias.

Primera cuestión: el caso ya pasó por bastantes manos, incluidas las de vocales del Tribunal Superior de Justicia.

Segunda cuestión, vinculada a la anterior: por ese motivo, hace cuatro meses que se está hablando de si corresponde o no meter presa preventivamente a una persona. Plazo en el cual se podría incluso haber hecho el juicio.

Tercera cuestión, vinculada a las anteriores: el caso es tan intrincado y, a esta altura, «viejo», que ya casi desapareció del foco de atención mediática.

Lo consignamos aquí porque en cierto modo quedó cerrado un capítulo que en su momento agitó bastantes aguas.

Una síntesis apretada, con enlaces para los interesados en profundizar.

Un hombre de 35 años es detenido acusado de abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una mujer de 18. Van a la audiencia de formulación de cargos (2 de mayo de 2014), el fiscal Rómulo Patti pide prisión preventiva y la jueza de Garantías Ana Malvido se la niega porque no fundamentó el peligro procesal.

Algunas de las voces que participaron del debate en ese momento, aquí.

La fiscalía fue al Tribunal de Impugnación pero le dijeron que tenía que ir al Colegio de Jueces. En vez de «bajar», «subió» a la sala penal del Tribunal Superior de Justicia.

La sala penal fijó el criterio, reproche incluido: cuando le deniegan un pedido de prisión preventiva, la fiscalía debe ir al Tribunal de Impugnación. Lo contamos aquí.

Volvió el caso al Tribunal de Impugnación, que confirmó el 28 de agosto de 2014 (en votación dividida) la resolución de Malvido: si la fiscalía no fundamenta, el juez o jueza no puede suplir los argumentos de las partes.

Alfredo Elosu Larumbe dijo: «Cuando llegó el momento de fundar la prisión preventiva, (el fiscal) no dio ni un solo fundamento para persuadir, para convencer a la jueza de que el imputado se iba a fugar o a entorpecer el proceso”.

“Los jueces no deben ni pueden suplir los argumentos de las partes. La jueza no pudo hacer el trabajo del fiscal”.

Héctor Rimaro adhirió y dijo: en la audiencia del 2 de mayo el fiscal “ni siquiera pronunció la palabra peligro procesal, por lo que la jueza no pudo resolver de otra manera”.

“Tal como lo dice la Corte Suprema, la gravedad del delito no es suficiente para fundamentar un peligro procesal”.

En disidencia se pronunció Mario Rodríguez Gómez, quien tuvo en cuenta que el imputado registra un antecedente por un delito similar. Según algunas fuentes judiciales, por ese presunto hecho fue absuelto.

A propósito I: el imputado se viene presentando regularmente como se le ordenó, y estuvo en la audiencia del 28 de agosto.

Y a propósito II: quedó demostrado que para la fiscalía, recurrir al Tribunal de Impugnación cuando le deniegan una prisión preventiva es muy poco práctico: 4 meses tardó en llegar a la audiencia y obtener una respuesta definitiva. Aunque le descontemos el paso por la sala penal, seguramente tendrá que encontrar atajos más prácticos.

Etiquetas , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.