[VIDEO] Prisión perpetua para el primer caso de gatillo fácil que fue a jurado popular

21 agosto 2014, 23: 26

Si bien la defensa pidió durante el juicio sobre la pena el cambio de calificación, la jueza entendió que «realizar alguna alteración al tipo penal que enmarcara los hechos probados» implicaría modificar el veredicto del tribunal.

La jueza María Gagliano impuso la pena de prisión perpetua para el policía Héctor Méndez, quien fue declarado por un jurado popular culpable del asesinato del joven Matías Casas, ocurrido en el barrio Cuenca XV de Neuquén, en el contexto de un caso de gatillo fácil. Aquí la sentencia completa.

El hecho se encuadró como homicidio calificado por haber sido cometido con abuso en la función de un miembro integrante de la fuerza de seguridad, agravado por el empleo de arma de fuego.

El juicio de cesura concluyó a casi tres meses de que fuese dictado el veredicto de culpabilidad por el tribunal. Aquí se puede ver cada uno de los momentos del debate.

Aquel 22 de julio de 2012, Méndez se acercó hasta el lugar donde estaban Matías y su novia. Preguntó: “¿Quién es Matías, vos sos Matías? Yo te voy a dar a vos”. Sacó su arma reglamentaria y disparó. Matías se subió a su moto y el policía efectuó por lo menos tres tiros más, provocándole la muerte. Méndez dijo que uno de sus hijos había tenido un entredicho con el joven.

«Realizar alguna alteración al tipo penal que enmarcara los hechos probados sería modificar el veredicto dado por el jurado popular», sostuvo la magistrada. De este modo desestimó el pedido de la defensa para que se impusiese la calificación de homicidio simple, o en su caso, agravado por el uso de arma de fuego, fundado en que Méndez se encontraba con licencia laboral y por ende no podía considerarse el agravante del abuso de función.

Sobre este aspecto, Gagliano manifestó:

«La cuestión puesta en crisis por las partes se centra en la función de policía que Méndez revestía al momento de cometer el hecho. La circunstancia de haber sido incluido dicho dato objetivo como parte integrante de las instrucciones al jurado y haberse expedido aquel por medio de su veredicto teniendo en cuenta tal extremo lo que le permitió, durante la deliberación, analizar, evaluar y en definitiva resolver sobre la calidad de policía asumida por Méndez al dar muerte a Matías Casas, utilizando el arma reglamentaria que la policía le había provisto veda a mi persona merituar dicho punto, por cuanto al haber en este caso sido tan precisas las instrucciones conteniendo los elementos objetivos del tipo penal propiciado por la fiscalía y la querella, no es posible en esta instancia que el juez técnico las varíe».

En cuanto al agravante del uso del arma de fuego señaló:

«Corresponde al juez atender dicho extremo por cuanto se refiere a cuestiones propias de la individualización de la pena, competencia exclusiva del juez técnico. En el caso concreto toda vez que la muerte de Matías Casas fue ocasionada por el uso del arma reglamentaria, asignada a Méndez, y que en el tipo penal previsto en el artículo 80 inciso 9 del Código Penal no se encuentra el uso del arma de fuego como un elemento constitutivo calificante de dicho delito, entiendo que atento a que la muerte de Matías Casas se produjo a raíz de la violencia ejercida contra su persona mediante el empleo de un arma de fuego es que procede concluir que en el caso se da el agravante».

Etiquetas ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.