Destapá, ganá, indemnizá: el caso del empleado al que no le pudieron probar que abrió las gaseosas. Fallo completo

21 julio 2014, 10: 10

Un empleado de una estación de servicios de Neuquén fue despedido por abrir gaseosas buscando un premio y volver a cerrarlas. La única prueba era la palabra de su jefe. Tuvieron que indemnizarlo.

El caso es de 2009 pero por esas cuestiones raras de explicar se convirtió en noticia ahora.

El telegrama de despido que recibió el empleado de la estación de servicios lo acusaba de abrir botellas de gaseosas para encontrar un premio, volver a taparlas y servirlas a la clientela.

“Usted, cumpliendo tareas en el servicompras, violó envases de mercadería (Coca Cola Light de 500cc.) expuesta para su venta destapando una por una y regresándolas (ya abiertas) nuevamente a las heladeras de la tienda sin autorización ni motivo alguno que hayan dispuesto sus superiores”.

Esto sucedió el 4 de agosto de 2005.

El empleado hizo una demanda contra la empresa y la ganó en dos instancias, por lo que tuvieron que pagarle indemnización.

El fallo de la sala III de la Cámara Civil de Apelaciones de Neuquén (aquí en pdf) dice que la única prueba ofrecida fue la palabra del jefe del empleado en cuestión, y sería “absurdo” avalar el despido directo con esa única declaración.

Etiquetas , , , ,

Un comentario para Destapá, ganá, indemnizá: el caso del empleado al que no le pudieron probar que abrió las gaseosas. Fallo completo

  1. Alejandro
    23 julio 2014, 8: 43 para 8:43

    En la edición principal (y en esta nota un poco menos) dan por sentado de que el empleado destapó las botellas pero que la empresa “no pudo probarlo”. Los jueces que resolvieron no son de los mejores (para decir lo menos) pero en este caso su argumentación fue impecable: permitir el despido de un trabajador con el solo testimonio del jefe de personal es como abrir la puerta al despido sin indemnización.
    Ahora bien ¿es por solidaridad patronal que el “Río Negro” da por cierta la visión de la empresa? ¿Porqué no la ponen al menos en duda? ¿Porqué la versión del trabajador no merece al menos el mismo crédito? Se ve que si bien todos somos iguales, hay algunos (los que mandan) que son más “iguales” que otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.