Connivencia

24 junio 2014, 23: 33
JOS en el juicio. Foto Matías Subat.

JOS en el juicio. Foto Matías Subat.

Un fallo sin novedades, con un párrafo para destacar.

El juez Marcelo Muñoz dio a conocer los fundamentos de la absolución de Jorge Sobisch en la causa de la zona liberada.

En sus 50 páginas de lucida prosa (aquí en pdf) no dice prácticamente nada que no hubiera expresado en el veredicto.

Pero nos detendremos en la derivación del párrafo que dedica a Juan Antío, un puntero político del MPN que organizó y lideró a los cascos amarillos.

Tiempo después de los hechos de la zona liberada, Antío fue condenado por un delito doloso.

A toda velocidad, en los últimos días de su último gobierno (período 2003-2007) Sobisch le conmutó la pena el tiempo suficente para que pudiera obtener la libertad condicional. Aquí el decreto en pdf.

Para eso contó con un informe favorable de su Tribunal Superior de Justicia (el inolvidable, integrado por Fernández, Sommariva, Badano, Cía y Kohon) y un dictamen acorde del asesor general de Gobierno, Jorge Brillo.

La querella sugirió que esa conmutación fue una devolución de favores por los servicios prestados aquel 30 de marzo de 2006.

Escandalizado por esa hipótesis, Muñoz nos dice que para que ello hubiera sucedido, “resulta necesaria la supuesta connivencia de dos Poderes, esto es el Tribunal Superior de Justicia y el Poder Ejecutivo”.

¡Pero habráse visto atrevimiento sugerir tal cosa!

Etiquetas ,

2 comentarios para Connivencia

  1. Mariano
    25 junio 2014, 0: 53 para 0:53

    Me parece que lo que deja en claro el fallo es que no le basta a la querella con «sugerir» que la conmutación de pena fue una devolución de favores, sino que eso además debe demostrarse mediante la prueba, lo cual no fue cumplido. Y que además de faltar pruebas para sustentar esa posición no hubiera sido difícil conseguir alguna probanza o testimonio si se considera que mucha gente y de distintos organismos estatales debía participar necesariamente de la maniobra.
    Básicamente no se escandaliza por la posibilidad de que tal hipótesis pueda ser considerada, sino que deja en claro que si a alguien se le ocurre decir algo así en un juicio asumiendo la calidad de querellante debe aportar alguna prueba que sustente lo que dice, y la verdad es que tiene razón.
    De hecho el fallo dice lo siguiente: «Por su parte se ha intentado demostrar una vinculación con la supuesta orden de no actuar, con la rebaja de pena efectuada a Antio, como una retribución por su labor desplegada el día de los sucesos pero lo cierto es para que ello ocurra y, conforme lo establece
    nuestra Carta Magna en su art. 214 inc. 14, resulta necesaria la supuesta connivencia de dos Poderes, esto es el Tribunal Superior de Justicia, y el Poder Ejecutivo, con la participación de distintos organismos, por lo que más allá de la rapidez con que se habría efectuado el trámite, es una conjetura de la querella, pero que no ha demostrado esta circunstancia. Cabe aclarar que de haber sucedido esto, tampoco explicó el acusador particular porque no ocurrió lo mismo con Purran, quien también habría participado en el grupo agresor y fue condenado a una pena de prisión de efectivo cumplimiento.»

  2. matias
    25 junio 2014, 20: 07 para 20:07

    Berto: sos un genio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.