No hubo orden de liberar la zona, ni de espiar a los que fueron al juicio de la zona liberada

18 junio 2014, 14: 39
 Laserna, Sapag, Gastaminza.

Laserna, Sapag, Gastaminza.

Para extrañeza de nadie, el gobierno neuquino salió a bancar a la policía. Una costumbre que atraviesa oficialismos.

Podrán cambiar los estilos, pero el apoyo se mantiene inalterable: el gobierno de Neuquén nunca cuestiona a la policía, y la respalda cada vez que puede.

Lo hace en forma simbólica y en forma real.

Podría citarse como ejemplo que entre las muchas declaraciones de duelo del Ejecutivo, nunca hubo una por algún pibe asesinado por la Policía.

En la semana del 9 al 12 de junio se realizó el juicio contra el ex gobernador Jorge Sobisch por la zona liberada.

Se discutía allí si Sobisch había dado una orden o no a la policía de no intervenir cuando falsos obreros de la Uocra sacaron a golpes a un grupo de docentes que cortaba el acceso a la destilería de Plaza Huincul, el 30 de marzo de 2006.

El final de la historia ya lo conocemos: Sobisch fue absuelto. El juez Marcelo Muñoz dijo que no está probado que haya dado tal orden, y que la admisión del ex gobernador en un discurso no puede tomarse como una confesión sino como un respaldo político a la policía.

Respaldo que no está claro para qué lo necesitaba la policía si la orden no había existido.

En la tercera audiencia del juicio, se descubrió la presencia de un policía infiltrado, vestido de civil, que filmaba con su teléfono a las y los periodistas y quién sabe a quién másPertenece a una oficina con
un nombre pintoresco: secretaría de Actualización Social.

La policía lo justificó con un comunicado ridículo hasta la provocación (aquí en pdf).

Y ahora, el ministro Gabriel Gastaminza salió a bancar a la policía.

Por empezar, dijo este miércoles que no existió una orden de espiar. Le faltó decir que si alguien tiene dudas vaya a la justicia, total ya sabemos cómo terminan esas denuncias.

Por otro lado, entre creerle a las y los que dicen que el policía estaba filmando y la palabra del policía, que dice que no, Gastaminza se inclina por la versión del policía.

Pide pruebas de que estaba realizando una actividad ilegal, y considera ridículo que alguien vaya a espiar a un lugar público lleno de cámaras.

Lo que no le parece ridículo es la explicación de la Jefatura: ese policía estaba ahí para preservar «la paz social».

Recordemos que apareció en la tercera audiencia, que en las dos primeras no hubo ni el menor atisbo de un incidente, y que en la sala de audiencias hubo en forma permanente entre 6 y 10 uniformados, entre policías y penitenciarios, varones y mujeres.

Etiquetas , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.