Vigilado

26 Mayo 2014, 22: 45

¡Qué seguro me siento!

videLa terminaron de instalar y sentí que me hacía un guiño.

Desde ahora me va a ver llegar e irme. Y va a saber a qué hora llego y a qué hora me voy.

Está muy cerca de mi escritorio. Si agudiza apenas un poco su mirada podrá ver lo que escribo (¿lo está haciendo ahora?), los números de teléfono que marco, las personas a las que recibo.

Se va a enterar si tomo notas a mano o en la pantalla. Si reniego con un cierre, si me divierto con una nota, si cambio muchas veces un título porque no me dan los caracteres.

Pronto va a saber si prefiero el café o el mate, si me rasco más la cabeza que el mentón, si converso a los gritos desde mi silla o me paro para charlar.

Va a ver otras cosas: cómo se me va cayendo el pelo, las camisas que uso, los pulóveres y camperas que me abrigan.

Las escenas que yo protagonice van a quedar grabadas en su memoria… qué sé yo por cuánto tiempo.

Eso sí, ¡qué seguro me siento ahora!

(G.B.)

Etiquetas

2 comentarios para Vigilado

  1. Cata Arca
    26 Mayo 2014, 23: 15 para 23:15

    Pronto vendrá The Berto Show, dirigida por Gabriel Gastaminza.

  2. Zainuco
    27 Mayo 2014, 0: 32 para 0:32

    PANOPTISMO SELECTIVO
    ¿SAPAG NOS CUIDA?
    La Ley Nº 2762, sancionada por la Legislatura de la Provincia de Neuquén el día 7 de abril de 2011, establece los límites y alcances del uso de videocámaras en todo el territorio de la Provincia de Neuquén.

    Según el texto de la citada ley, el gobierno provincial tenía un plazo de noventa (90) días para reglamentar la ley.
    Reglamentación que nunca efectuó.

    La reglamentación no es una cuestión meramente formal, sino que debe señalar quién custodia las imágenes, el procedimiento y régimen de autorización de su colocación, la periodicidad en las que las imágenes captadas en soportes originales son remitidas a quien le corresponda la custodia (sin extraer ninguna copia ni realizar manipulaciones de ninguna clase), en qué plazo deben destruirse las grabaciones, etc.

    La ley señala que la instalación de videocámaras debe tener una resolución motivada, previo a su colocación, determinando en forma precisa el tiempo que requiere su utilización y el ámbito físico susceptible de ser grabado, debiendo informar a la población mediante medios masivos de comunicación y carteles indicativos la existencia de videocámaras en la zona.

    Por otra parte la ley establece lo siguiente: la autoridad de aplicación “antes del 31 de diciembre de cada año deberá presentar un “Informe Anual De Gestión” al Poder Ejecutivo y Poder Legislativo Provincial en el que detalle, entre otros puntos, la justificación de la continuidad de la medida, la cantidad de cámaras instaladas precisando la ubicación geográfica de cada dispositivo, la calificación técnica de las personas encargadas de la operación del sistema de captación de imágenes y las medidas adoptadas para garantizar el respeto a las disposiciones legales vigentes, etc.

    Lo que no llama la atención, es que existen numerosas cámaras de “videoseguridad”, ya colocadas, que no cumplen con la normativa vigente (ya lo sabemos, Sapag anunciará los millones invertidos para colocar nuevas cámaras de seguridad) y la confesión delictiva del propio Ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza, en sus manifestaciones realizadas a la prensa en fecha 10 de marzo del corriente año.

    Gastaminza dijo: “por ahora no vamos a reglamentar la ley de videoseguridad” y que “el control de las cámaras y las imágenes estará en manos de la policía”.

    Es decir que Gastaminza no solo admite que no va a cumplir con realizar la reglamentación de la ley (que es fundamental para garantizar los preceptos que ella incluye), sino que también confiesa otra abrupta violación: delega en la policía (recuerden que la ley habla de personal con calificación técnica), la tarea del control.

    Paradoja: no se coloca ni una sola videocámara de seguridad en las comisarías, ni en las unidades de detención donde se comenten todos los días delitos en manos de la policía, pese a que existen expresas órdenes judiciales que obligan al Poder Ejecutivo a garantizar un sistema de videocámaras en las cárceles y que el gobernador (y ministro de seguridad) incumplieron.

    Cuidado, Sapag quiere controlarte como se le antoja, le delega por “casualidad” esa función a la policía (¿calificada?), y quiere sortear el control estricto que deben tener las imágenes de los monitoreos.

    Sapag hace inteligencia, persigue, criminaliza, pero no se encarga de poner cámaras de seguridad donde están sus funcionarios, ni en las cárceles y comisarías, porque quiere garantizar la impunidad de quienes son los primeros que delinquen.

    Cuando el Estado no se encarga de poner cámaras de seguridad donde están sus funcionarios, ni en las cárceles y comisarías, pero monitorea a sus ciudadanos, garantiza la impunidad.
    ZAINUCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.