A quién vigilan las videocámaras

27 marzo 2014, 20: 22

A propósito de la instalación de 280 videocámaras en Neuquén.

Foto prensa de la Gobernación.

Foto prensa de la Gobernación.

 

“A los señores delincuentes que están acechando en la oscuridad, detrás de la clandestinidad, la cobardía y la violencia, sepan que estas 280 videocámaras les van a complicar la vida. Y ojalá que alguna de ellas sirva para llevarlos tras las rejas”. Jorge Sapag. Discurso al inaugurar el centro de monitoreo.

«La necesidad de protegernos de ellos justifica todos los controles estatales -primitivos y sofisticados- para proveer seguridad. En otras palabras: el nosotros le pide al estado que vigile más al ellos pero también al nosotros, que necesitamos ser monitoreados para ser protegidos. Esta es la clave última de la política criminal mediática, inmejorablemente expuesta por Foucault hace más de tres décadas. No lo olviden: el poder punitivo importante se ejerce sobre el nosotros«. E. Raúl Zaffaroni. La palabra de los muertos.

Y repetimos la pregunta de hace años: ¿Quién vigila a los que nos vigilan?

Etiquetas , , , ,

Un comentario para A quién vigilan las videocámaras

  1. manuel
    31 marzo 2014, 13: 33 para 13:33

    La pregunta es correcta, correctísima y no debe ser considerada una «ironía», a esta altura de los tiempos, en los que las cámaras complementan las fotografías biométricas de los nuevos pasaportes y dni, y la resultante «autovigilancia» de portar un celular, o navegar por la web, entre tantísimas modalidades de «panoptismo» sin ir tan cerca, con la cita de ERZ, apropiadísima. Lo que debemos hacer es elucubrar modalidades de «vigilancia» a los que «vigilan», para salvar los restos de nuestra libertad institucional. Por caso, las salas de vigilancia, donde los «vigilantes» 24 hs. corridas, monitorean lo que las cámaras van delatando, deberían expedir en soporte informatico -los hay con capacidad más que suficiente- copìas diarias de todo lo que fue rastreado con ellas, y una ley establecerá que lo que no está en las copias no está en el mundo. Las tales copias serán retiradas por los «vigila-vigiladores» que destacarán los cuerpos de representantes locales -consejos deliberantes de cada ciudad- que no serán jamás la misma persona, sino que irá cambiando diariamente, constituyendo una carga pública para todo ciudadano con obligación de votar, sin cargo alguno para el estado, compartir con otro/s, por mitades de 12 horas, la tarea. Ninguna «edición» diaria, de lo urgado por el estado, cámaras mediante, tendrá valor, si carece de la firma del/de los «vigila-vigilador/es», en la planilla de entrega de la copia de marras. Esto disminuirá radicalmente el poder de los vigiladores, no tiene costo casi, y permite a la población saber cómo nos vigilan, fruto de la rotación diaria. Puede también constituirse un elenco de «vigila-vigiladores» más nutrido, que incluya estudiantes, adolescentes, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.