Confirman condena por caso de gatillo fácil. Fallo completo

20 diciembre 2013, 7: 00
El rastrillaje durante el cual se encontró el arma, dos días después del hecho. (Diario Río Negro)

El rastrillaje durante el cual se encontró el arma, dos días después del hecho. (Diario Río Negro)

Plantar armas y simular enfrentamientos, una vieja práctica policial. Protección judicial, otra mala costumbre.

El 26 de noviembre de 2006 el agente nuevo cuadro Luis Alarcón mató por la espalda a Mario González en una chacra de Plottier. El Tribunal Superior de Justicia acaba de ratificar la condena a 12 años de prisión. Pero antes hubo una investigación con huecos y un fallo absolutorio que fue revocado.

González estaba con su hijo de 7 años y su sobrino de 17. Andaba prófugo: lo habían condenado por homicidio y en una salida transitoria no regresó.

Llevaban una bicicleta. Y se cruzaron con el policía Alarcón y otro oficial, que justo andaban buscando a unos ladrones de bicicletas.

Alarcón no sabía quién era González. No sabía que estaba prófugo, ni si era el autor del robo de la bicicleta.

Pero como González se escapó corriendo al verlo, le disparó y lo mató.

En un rastrillaje realizado dos días después la policía encontró tirada cerca de donde había caído el cuerpo de González una pistola calibre 22 largo.

Casi como en el caso Braian, el policía Alarcón dijo que había disparado para defender su vida. El hallazgo de la pistola era crucial para sostener su coartada.

Su versión tuvo eco en ciertos oídos judiciales. Y en setiembre de 2006 lo absolvieron los jueces Luis FernándezCarlos Sierra (ya jubilados) y un subrogante Pablo Vignaroli (hoy fiscal jefe) porque entendieron que actuó en legítima defensa. Aquí la nota que se publicó en ese entonces.

Algo parecido sucedió con el caso Braian: el juez Marcelo Muñoz dictó la falta de mérito del policía Claudio Salas. Luego fue revocada y lo condenaron a prisión perpetua.

El fallo absolutorio fue anulado, hubo un nuevo juicio y a Alarcón lo condenaron a 12 años de prisión.

Sus abogados Marcelo Inaudi y Stefanía Saulí casaron la sentencia, que ahora dejó firme la sala penal del Tribunal Superior de Justicia. Aquí está el fallo completo en word.

De espaldas y desarmado

Los integrantes de la sala penal, Graciela Martínez y Guillermo Labate, se basaron en la pericia forense según la cual “el disparo (de Alarcón) se produjo cuando la persona (González) se encontraba de espaldas”.

Añade que “González recibió el disparo mientras huía, descartando la hipótesis de que se hubiese dado vuelta” para apuntarle a Alarcón, en caso de que tuviera un arma.

Sobre el mismo punto, los vocales del TSJ destacaron que Alarcón “nunca hizo referencia a la supuesta maniobra de la víctima de arrojar el arma”, y el policía que lo acompañaba “no hizo ninguna alusión a ella”.

También rescatan que “resulta altamente llamativo el período transcurrido entre el hecho y el secuestro del arma”.

Etiquetas , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.