Paradoja de la transición: los concursos para los juzgados de Ejecución Penal

28 noviembre 2013, 20: 07

El Consejo de la Magistratura quedó desfasado en el tiempo. Seleccionarán magistrados o magistradas que no ocuparán los cargos para los que serán designados.

«Cada colegio de jueces de la provincia realizará anualmente una reunión para elegir quién ocupará el cargo de juez de ejecución por ese año. Durante este período se abocará exclusivamente a la labor de ejecución. Se elegirá un juez de ejecución para la I circunscripción, con asiento en Neuquén y uno para el resto interior de la Provincia, con asiento en Zapala.»

Lo dice el artículo 42 del proyecto de ley orgánica de la justicia penal que analiza la Legislatura, y cuya aprobación se espera para la última sesión del año, el 12 de diciembre.

Ahora bien, está en pleno trámite el concurso para seleccionar dos jueces o juezas de Ejecución Penal, en base a la ley 2859 aprobada este año que creó esos cargos.

Las o los ganadores de ese concurso asumirán recién el año que viene. El Consejo entrevistará a quienes se postulan en diciembre de 2013, y con mucho viento a favor, puede que firmen las designaciones (Actualización: las entrevistas pasaron a febrero). El tratamiento legislativo de los pliegos será en 2014.

Pero el Código Procesal Penal y las leyes complementarias entrarán en vigencia antes, el 14 de enero.

Es decir, para cuando asuman las o los nuevos jueces de Ejecución Penal, los Colegios de Jueces ya habrán elegido de entre sus integrantes a quienes cumplan esa función.

Todo esto viene a cuento para la pregunta final: ¿de qué sirvió realizar estos concursos para cargos que, probablemente, sus ganadores o ganadoras ocuparán en 2015 y por solo un año, en el mejor de los casos?

Etiquetas ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.