(Videos) Alegatos de la fiscalía y la querella en el juicio por el crimen de Junco

19 octubre 2013, 9: 11

Los acusadores pidieron 16 y 23 años de prisión para Rubén Figueroa, mientras que la defensa consideró que debe ser condenado a 3 años en suspenso. La sentencia se conocerá el 25 de octubre.

El fiscal Rómulo Patti pidió una condena de 16 años de prisión para Rubén Figueroa, acusado por el asesinato de Javier Junco, quien era el novio de su ex pareja, Mónica Muñoz. La imputación es por desobediencia a una orden judicial reiterada (tenía una prohibición de acercamiento que burló en dos oportunidades) en concurso real con violación a domicilio reiterado, lesiones leves y homicidio simple.

El funcionario no describió los hechos en el contexto de un caso de violencia de género ni mencionó que el personal de la comisaría séptima de Plottier no efectivizó la custodia dispuesta por el juzgado para Muñoz.

El abogado querellante, Marcelo Velasco, planteó que la conducta de Figueroa encuadraba en la figura de femicidio vinculado, pero aclaró que no podía utilizar esa calificación para mensurar la  pena pues el crimen se cometió antes de que se introdujera en el Código Penal. No obstante aseguró que el imputado «venía anunciando» en los expedientes que obran en el juzgado de Familia «que iba a matarla con un cuchillo» a Muñoz. Citó entonces el fallo contra Héctor Córtez por el femicidio de Micaela Recchini, y afirmó que en ambos había «la misma matriz». «La matriz de una persona que no puede aceptar una decisión de su pareja y por razones de esa decisión de la pareja comete un hecho, sobre la propia persona o sobre un tercero», completó.

La defensa solicitó que Figueroa fuese condenado a tres años de prisión en suspenso por lesiones leves y homicidio culposo. Su abogado, Carlos Vaccaro, insistió en que Junco murió producto de un forcejeo, «en forma accidental, no existió dolo». Evaluó como atenuantes que el imputado haya llevado a la víctima hasta el hospital, y posteriormente se haya presentado en la comisaría. No se nos permitió filmar su alegato, por eso no están las imágenes.

«Pido perdón a las familias, en ningún momento lo quise matar, nunca lo quise matar. Todos los días me arrodillo y pido perdón. Yo voy a quedar preso, yo la vida de Junco no se la voy a devolver», fueron las últimas palabras de Figueroa ante el tribunal.

La Cámara Criminal Segunda leerá la sentencia el 25 de octubre a las 13.

Etiquetas , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.