«Sifuentes cometió el homicidio inserta en un estado puerperal, esa posibilidad no puede ser desechada»

31 julio 2013, 13: 40
Sifuentes y Palmieri. Foto diario Rio Negro.

Sifuentes y Palmieri. Foto diario Rio Negro.

La sala penal del Tribunal Superior de Justicia hizo lugar parcialmente al recurso de casación presentado por la defensa de una mujer, condenada por el homicidio calificado de su hija, y consideró que mediaron circunstancias extraordinarias de atenuación.

María Haydee Sifuentes fue condenada en diciembre de 2010 por la Cámara en Todos los Fueros de Zapala -integrada por Liliana Deiub, Oscar Rodeiro y Enrique Modina– a la pena de prisión perpetua por homicidio calificado por el vínculo cometido en perjuicio de su hija recién nacida. Aquí la sentencia.

El hecho se produjo el 26 de noviembre de 2008, aproximadamente a las 18. La mujer dio a luz a la niña en el baño de su casa, en Zapala, la sacó de allí y le produjo lesiones de carácter vital.

El defensor de Sifuentes, Gustavo Palmieri, interpuso un recurso de casación ante el Tribunal Superior de Justicia. La sala penal -compuesta por Graciela Martínez de Corvalán y Guillermo Labate– hizo lugar a la presentación y sostuvo que el accionar de la mujer debe ser subsumido a la figura de homicidio calificado por el vínculo cometido mediando circunstancias extraordinarias de atenuación. Ésta es la resolución.

En su voto, Martínez de Corvalán destacó «la descomunal severidad punitiva establecida en el art. 81, inc. 1°, del Código Penal, para estas singulares causas judiciales» lo cual ha motivado «profusos proyectos de ley para reincorporar la figura del infanticidio al Código Penal». Dijo:

Estoy persuadida que Sifuentes cometió el homicidio inserta en un estado puerperal, o que, al menos, esa posibilidad no puede ser desechada, cuanto menos por aplicación del “in dubio pro reo”.

Manifestó que «cobra una gran relevancia en este tipo de situaciones, el descargo formulado por la imputada en su declaración indagatoria»:

«En ese acto procesal, Sifuentes expresó que ese día fue a trabajar a la panadería, sintió un dolor en la panza, fue al baño, no tenía fecha, “…no sabía que iba a nacer ese día…” (sic). Siguió exponiendo que: “…al sentir que caía algo…” (sic), se asustó, tomó una maquinita de afeitar, una Gillette, y cortó el cordón umbilical, en eso su madre y su hermana se levantan, golpean la puerta del baño, y no supo que hacer, cómo iba a explicarles que había tenido una beba, entonces, agarró una remera del canasto, la envolvió con esa remera y la sacó por el ventiluz, con la intención de ocultarla a su madre; a continuación, tomó una bolsa negra de nylon que había debajo de la mesada y la puso adentro, cruzó el paredón y la dejó al lado de una piedra. (…). Ante preguntas de su defensor, para que explique por qué razón nadie de su familia sabía de su embarazo. Respondió: “…porque había vuelto con el pap[á] de mi nena M., le dije que estaba embarazada y [é]l me dijo que haga lo que quiera, que no se iba a hacer cargo y como yo ganaba poco decía, c[ó]mo iba a hacer para criar otra criatura…” (sic); acotando que su madre no aprobaba la relación que ella mantenía con el padre de su otra hija, M., porque se tuvo que hacer cargo de su crianza su progenitora, la abuela»

Interpretó entonces que:

«existe un estado de duda sobre el estado puerperal, que no fue zanjado por los forenses. La imputada es una persona joven, de unos veinte años de edad a la fecha del hecho que se le reprocha, que no se había hecho los controles médicos, no sabía con precisión la fecha del parto, tan es así que ese día había concurrido a trabajar (a una panadería, en tareas de limpieza), había ocultado su embarazo a sus familiares, y los profesionales del hospital, quienes tienen amplia experiencia en la materia, fueron contestes en que ella no registraba su estado de preñez. Además, se trató de un parto “avalancha”, corrió riesgo de vida, debido a sus problemas de coagulación. Sentía miedo de su madre, que era una persona rígida, y había sido abandonada por el padre de su otra hija.»

Labate compartió los fundamentos de la jueza. Así se dispuso el reenvío de la causa a la Cámara de origen para que defina la pena en función de la nueva calificación legal.

Etiquetas , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.