Construcción y destrucción del enemigo: a propósito del pibe más buscado de Neuquén

16 mayo 2013, 17: 15

De las calles de tierra a la web, de la web a la celda. Un chico es convertido en el peor de todos. Anularlo es anular el mal. Rescatate che, que cayó la gorra y se pinchó.

Fue en marzo de este año, hace apenas dos meses según los archivos, que se instaló en la prensa el nombre (que no repetiremos aquí) de un adolescente que vive en uno de los barrios pobres de la rica ciudad de Neuquén.

Al adolescente se lo menciona siempre asociado con la violencia: homicidios, robos, abuso de armas. Nunca fue condenado, pero está anotado como sospechoso en varias causas.

Antes que él hubo otros, también con apodos infantiles. En el fuero penal juvenil los recuerdan bien. Algunos salieron del delito, otros están presos, otros están muertos. Ninguno había logrado semejante cartel a punto tal que el mismísimo jefe de la Policía, en violación de la ley 2302, lo nombró e identificó en una nota periodística.

“Con cuatro como él no hay seguridad que alcance”, dijo el comisario Raúl Laserna, reemplazando el “él” por el apodo con el que se conoce al pibe.

La construcción del monstruo se fue perfeccionando.

Creen, en el fuero juvenil, que en respuesta a esa visibilidad mediática que le estaban dando, el adolescente resolvió tomar el control de su imagen en sus propias manos.

Se filmó rodeado de armas y encapuchados, e hizo llegar el video a… un medio de comunicación, por supuesto. Así su discurso trascendió el barrio, llegó a Internet, llegó al mundo. ¿Por qué no, si tantos llegan?

Este Gran Hermano sin tandas publicitarias millonarias no podía ser legitimado.

El Estado reaccionó de la única manera que (al parecer) conoce para enfrentar estos hechos: envió un ejército de policías, armado hasta los dientes, que militarizó el barrio y detuvo al desafiante muchacho.

Los funcionarios se apresuraron a dar una conferencia de prensa para tranquilizar a las «buenas familias». El enemigo público número uno ya no podrá molestarlas. Y si llegara a quedar en libertad ya no será culpa de ellos sino de la ley, como si ésta fuera un estorbo para vivir en paz.

En definitiva, ¿se acabó el problema?

Claro que no. Simplemente se cumplió un paso más en la construcción del enemigo.

Raúl Zaffaroni, en una charla que dio hace años en el mismo Neuquén donde pasan estas cosas (aquí están los videos), lo explicó claramente:

«No es la primera vez que se inventan enemigos. Llevamos 800 años de derecho penal inventando enemigos”.

Jamás la criminología se ocupó del más grave de los delitos: el genocidio. ¿Por qué? Porque responde a una dinámica: elegimos el enemigo, lo erigimos en la única fuente de peligro, tratamos de que toda la violencia difusa de la sociedad se le pueda atribuir, lo aniquilamos, y se restablece la paz”.

Cada fabricación de enemigos en la historia ha conducido a matanzas. ¿Quién llevó a cabo los genocidios? Las agencias del sistema penal”.

Cuando el sistema penal no tiene capacidad para canalizar la venganza, se sale de su cauce, pierde su dimensión y se convierte en agente del genocidio”.

Cada vez que vemos que el poder punitivo se orienta hacia un enemigo estamos manejando un poder que potencialmente es genocida”.

La construcción de cada enemigo va precedida de un discurso, que tiene una característica de legitimación, de neutralización de valores”.

Si nada interrumpe el proceso de selección de un enemigo, eso invariablemente termina en matanza”.

El pibe hoy está detenido, mañana quien sabe. Siempre habrá otro/otra que lo reemplace, para que la maquinaria pueda seguir.

Etiquetas , ,

6 comentarios para Construcción y destrucción del enemigo: a propósito del pibe más buscado de Neuquén

  1. alfredo
    16 mayo 2013, 21: 54 para 21:54

    corta. el pibe es terrible psicópata.. culpa nuestra? de la sociedad? de las instituciones? de los padres? … de todos. pero yo tuve que estar un rato con el… se los regalo con moño. Seamos honestos, nadie se lo lleva a su casa, pero todos se desgarran las vestiduras.
    No creamos un monstruo… vivimos creándolos diariamente no uno, miles.. con el paco, con la violencia, con el maltrato, con el abandono, con subsidios, con la ignorancia, con la desidia institucional… seguimos creando hermosos y costosos cargos para «dejar hacer» y «dejar pasar» de última cuando sea mayor de edad un voleo en el culo y a la penitenciaría; sino lo matan antes como con otro niño que conocí que firmaba así: Y1.000.
    Por suerte estamos en el centro. El pibe?…no va preso, pero tampoco tiene otras alternativas, siquiera le interesa puesto que ya tiene el cerebro lleno de mierda.. vuelve al mismo lugar de donde salió y los que lo sufren son pobres y marginados como él. mientras seguimos trabajando en el centro y viviendo en barrios cerrados bien vigilados. el riesgo de contacto con la realidad es mínimo, solo el trayecto entre nuestro hogar y el trabajo a bordo de un 0 km…. eso sí, somos todos socialistas.
    Hermosa ley, hermosos tratados, divinos cargos, sensación de falsa seguridad en funcionarios y políticos que están seguros que son merecedores de su suerte.
    trágica y jodida realidad de la que queremos estar ajenos.

  2. cachi
    17 mayo 2013, 18: 03 para 18:03

    fabulosa la capacidad para tergiversar la realidad de las cosas que tiene el redactor de la nota!…y don Zaffaroni también eh!
    muchachos dejen de rizar el rizo…

  3. Miguel Valero
    17 mayo 2013, 21: 24 para 21:24

    Excelente nota Berto. Por otro lado termino de escuchar en televisión que algún organismo judicial habría «informado» las medidas adoptadas con … y hasta el lugar en que se iría a vivir. Se sabe qué organismo o funcionario judicial difunde ilegalmente ese tipo de información? Podrías decirnos quién comete tal barbaridad? Disculpá que discrepe con vos en poner el sobrenombre pero no podemos tapar el sol con las manos. La lamentable publicidad del sobrenombre y, consecuente identificación del menor, ya la hizo el Jefe de Policía con la compañía de quienes deben hacer observar la ley (pero prefieren la publicidad barata), tratar de ocultarla ahora ya es, muy lamentablemente, tarde.-

    Respuesta: hay un impedimento legal para difundir datos que sirvan para identificarlo. La información que consulta es oficial, está aquí.

  4. gonzalo
    17 mayo 2013, 21: 58 para 21:58

    lo mucho que se lamenta es que el fiscal de menores que tiene un discurso «progre» impunemente se presta a toda esta payasada, calificando absurdamente hechos como delitos graves… sólo para conseguir una detención para que «la sociedad» quede tranquila; donde están sus pseudos conocimientos de criminología.. si te escucharan los teóricos de la criminologia crítica…

  5. Lila
    17 mayo 2013, 22: 46 para 22:46

    Muy buena nota Berto!! Es incríble que ahora destierren a los menores. Una payasada….. En fin, que se puede esperar de un par de payasos……

  6. juan carlos
    18 mayo 2013, 22: 35 para 22:35

    Berto: porque no propones como debate si está bien o mal tanto acercamiento entre los fiscales, encabezados por el jefe, y la policía, está bien está mal? qué sucede con los «amigos» cuando deban ser investigados por apremios, vejámenes, etc. etc., se actuará con objetividad? y el Superior Tribunal que dirá de semejante exposiciòn? para colmo por un menor de edad???? estamos bien o vamos al precipicio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.