Tras un crimen, procuran mejorar la comunicación entre juzgados de Familia y Policía de Neuquén

19 febrero 2013, 7: 10
Foto: http://www.informaticalegal.com.ar/

Foto: http://www.informaticalegal.com.ar/

Los agentes desconocieron la orden de custodiar la vivienda de una víctima de violencia de género, y allí se produjo un asesinato. Hubo cruces por el sistema de notificaciones. El tema se trató en un acuerdo y se cerró con una expresión que da un tragici finis a la cuestión.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) tratará de limpiar el ruido en las comunicaciones entre los juzgados de Familia y la Policía, y por ello firmará un convenio de comunicaciones digitales para evitar nuevos casos.

El 22 de agosto de 2012 la comisaría de Plottier dejó sin custodia a una víctima de violencia de género porque argumentó que había recibido una comunicación informal. El ex marido de la mujer aprovechó la ausencia policial para meterse en la casa de la víctima y asesinó a su novio.

El fiscal Ignacio Di Maggio, que debía investigar la conducta policial, aportó lo suyo al dictaminar que la responsabilidad era del juzgado de Familia 4 y no de los policías. Hubo una apelación, el fiscal de Cámara Pablo Vignaroli cambió el enfoque y pidió la indagatoria de tres uniformados.

Ante el escándalo, el TSJ pidió informes a los juzgados de Familia sobre el mecanismo que utilizan para notificar a la policía (ver aquí el acuerdo respectivo, punto 14)

En persona

Los juzgados explicaron que utilizan varios sistemas. En lo que interesa a este caso, dijeron que “como elemento extra se hace entrega al o la denunciante de una copia del acta en la que se consigna la orden judicial a fin de que sea inmediatamente presentada ante la comisaría. En ese acta se consigna expresamente que la copia certificada sirve de formal requerimiento ante la comisaría”.

Los y las titulares de los juzgados de Familia informaron al tribunal que esa modalidad “se utiliza para acelerar la comunicación y únicamente si la persona interesada manifiesta su conformidad”.

En el caso del crimen de Plottier, la víctima de violencia de género, Mónica Muñoz, entregó la orden que obligaba a custodiar su vivienda en forma personal en la comisaría Séptima. Allí la recibieron, sellaron y firmaron.

Pero la custodia nunca llegó y esa noche su exmarido, Rubén Figueroa, mató de una puñalada a Javier Juncos, novio de la mujer. El autor está procesado y con prisión preventiva (más información aquí y aquí).

Ahora el tribunal facultó a su presidente, Evaldo Moya, a firmar un convenio de comunicaciones digitales con la policía.

Para eso tuvo en cuenta “la importancia de las comunicaciones que se realizan y la trascendencia en la vida de las personas que tiene el efectivo anoticiamiento de las medidas ordenadas”.

Si no fuera trágico… nada, es trágico.

Etiquetas , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.