El Estado no puede aprovecharse de la situación de vulnerabilidad de una adolescente para abrir una investigación criminal

15 Julio 2012, 9: 00

Por Laura Loncopan Berti

La fiscalía para Delitos Juveniles de Neuquén dispuso el archivo de las actuaciones originadas en la denuncia del personal médico del Hospital Plottier, en ocasión de la atención requerida por familiares de una adolescente que dio a luz a un bebe en el baño de su casa, cuya muerte se produjo luego de nacer.

La joven nunca les dijo a sus padres que estaba embarazada. Ni aún después de parir. Ellos la vieron ensangrentada y la llevaron de inmediato al hospital. Allí se reveló lo sucedido. El cuerpo del bebe fue hallado en el baño. Su muerte ocurrió, según las constancias, “sin violencia, por omisión”.

Para el fiscal Germán Martin “se ha violado el derecho a la no autoincriminación” estipulado en el artículo 18 de la Constitución Nacional y ratificado en la Convención Americana de Derechos Humanos.

A su entender “estamos frente a la discusión de hasta dónde el Estado en su faz persecutoria penal puede avanzar sobre el cuerpo de un ciudadano/a para, a partir de allí, iniciar una investigación criminal o para obtener evidencias”.

En este caso el representante del Ministerio Público sostuvo que “existió un avasallamiento” de la médica que asistió a la joven en su intimidad.

“Aclaro que tal vulneración de la médica se hace en función de su obligación de intervención hospitalaria frente a la necesidad urgente de una paciente. No obstante la aclaración, considero que para realizar actos –análisis o exámenes médicos- que signifiquen una intromisión en el ámbito privado e íntimo de una persona, que puedan –o que se sospecha que puedan-, incriminar al paciente, los profesionales de la salud deberían solicitar autorización judicial”, aseguró.

Martin clausuró las actuaciones pues argumentó que la joven “se encuentra es una situación de “violencia o coacción” que “limita su consentimiento”. “De otra forma el Estado la estará orientando (coaccionando) a la imputada a elegir en su domicilio su propia muerte frente a la necesidad de atención médica”, agregó.

“En otras palabras, el Estado no se puede aprovechar de la especial situación de vulnerabilidad de la imputada para utilizarla para fines de investigación criminal en contra suya (mediante la inspección de su cuerpo y de su testimonio, esto último en violación del Art.62 inc.7 ley 2302)”, destacó.

Asimismo citó el fallo plenario “Natividad Frías” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Capital Federal del 26 de agosto de 1966. En ese entonces, la Cámara resolvió que: “No puede instruirse sumario criminal en contra de una mujer que haya causado su propio aborto o consentido en que otro se lo causare, sobre la base de la denuncia efectuada por un profesional del arte de curar que haya conocido el hecho en ejercicio de su profesión o empleo –oficial o no-, pero sí corresponde hacerlo en todos los casos respecto de sus coautores, instigadores o cómplices”.

El fiscal afirmó que “la repulsión al hecho/delito investigado” no es “excusa para vulnerar derechos y garantías protegidos desde el origen mismo del derecho penal y para pervertir el sentido constitucional de éste.” Señaló que insistir en una acusación que muy probablemente sea declarada nula “es una exposición innecesaria de la imputada y un desgaste innecesario de recursos públicos”.

Finalmente desestimó que la médica interviniente haya violado el secreto profesional, regulado en el artículo 156 del Código Penal, “en tanto puede razonablemente entender que existe “justa causa” en los términos del artículo citado” ya que “al momento no se conocía si el ser recién nacido se encontraba con vida o no”.

La última novedad del caso es que se presume que el embarazo fue producto de una violación, por lo que se tramita una investigación en otra agencia fiscal.

Anexos:

Resolución completa de la fiscalía, en word.

El plenario Natividad Frías, en pdf.

Un caso similar resuelto por la Cámara Criminal Primera de Neuquén en 2005, aquí.

El aporte de la APP como Amicus en una causa similar que se tramita en la provincia de Buenos Aires,  aquí en word.

Etiquetas , , , ,

3 comentarios para El Estado no puede aprovecharse de la situación de vulnerabilidad de una adolescente para abrir una investigación criminal

  1. Diego
    15 Julio 2012, 14: 57 para 14:57

    Ok. Entiendo lo del “avasallamiento…” y en cierto grado concuerdo con la idea general de la resolución. Pero tengo una duda: qué es lo que debería haber hecho la médica? sentarse a esperar hasta las 8hs del siguiente día hábil y no denunciar el caso ante la policía (con el riesgo de que, si el bebe aún hubiera estado con vida, lo hubiera condenado a una muerte segura)? O, algo mucho más grave aún, y que está incluido expresamente en la resolución: ¿los médicos deben pedir “autorización” a un juez para realizar actos propios de su profesión que pudieran incriminar al paciente?? En serio? Un abogado debe “autorizar” a un médico y decirle cómo debe ejercer su profesión?? Soy completamente “garantista” pero, francamente, hay algunas resoluciones (como esta) que me hacen pensar que muchos funcionarios optaron por abrazarse a sus libros de derecho y han perdido todo contacto con la realidad.

    • Jose
      15 Julio 2012, 17: 08 para 17:08

      La posición de los médicos es la más difícil porque por un lado se los obliga a denunciar y por otro está el secreto profesional (ver la ley provincial 578). Todas las variantes y problemas están bien expuestos en el viejo plenario “Natividad Frías” de la Cámara Criminal y Correccional de la Capital Federal, el que fue actualizado por la Corte Suprema hace poco en el fallo “Baldivieso”. Mas allá del problema de los médicos la solución dada ha sido impecable.

      • Diego
        16 Julio 2012, 21: 12 para 21:12

        Estoy leyendo el plenario para ver cómo resolvieron. Volviendo al tema original, me “imagino” un caso y pregunto cómo debería resolver el médico interviniente: supongamos que durante la atención de un paciente, el médico se entera que ese mismo sujeto obliga a su hija de 13 años a prostituirse, qué debería hacer? Lo pregunto como lego (es una extensión de mi opinión anterior).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.