A los policías siempre se les escapa el tiro

25 enero 2012, 13: 33

Y siempre para el mismo lado. Y siempre cuando la víctima está indefensa. Y siempre la culpa la tiene la falta de capacitación.

El caso que por estos días se investiga en Neuquén (ver aquí) es el de un suboficial con 23 años de antigüedad (le faltan dos para jubilarse) que baleó por la espalda a un joven ya reducido, boca abajo y a punto de ser esposado.

Algunos procuran agigantar la supuesta peligrosidad del herido, como si eso justificara que lo hayan baleado cuando estaba indefenso.

Al prestar declaración indagatoria (un acto de defensa en el que no está obligado a decir la verdad) el policía le dijo al juez que el disparo se le escapó cuando ya estaba a punto de guardar la pistola en la cartuchera que lleva pegada al muslo.

No sabemos con qué excusa ingresó con el arma cargada y sin seguro en un ambiente cerrado, junto con otros policías, para reducir a un joven que sólo tenía en su mano un cuchillo y que no había lastimado a nadie.

Supongamos que el muchacho en cuestión era realmente peligroso. Que estaba alterado. ¿Cuatro policías no pudieron reducirlo en una habitación utilizando un método racional y proporcional a la situación y al peligro potencial que representaba este joven?

Hay muchos antecedentes de casos similares, y las excusas son siempre las mismas.

Por ejemplo en setiembre de 2006, durante el juicio oral contra un policía que mató a una persona de un disparo por la espalda (ver aquí), se escucharon declaraciones como estas:

Llevo 8 años en la policía. No se nos da adiestramiento sobre cómo reducir a una persona o en el uso del arma. En mis ocho años, si fui a tirar tres veces es mucho”.

“Yo trabajo 12 horas diarias haciendo prevención, al otro día ocho horas de adicional. Tengo una familia, cuatro hijos… el poco tiempo libre se lo dedico a ellos o a descansar”.

El gobierno provincial jamás tomó nota de esta gravísima falencia. Al contrario, la minimizó. La redujo a una estrategia de defensa alejada de la realidad.

En respuesta a esas declaraciones vertidas en un juicio oral, el entonces secretario de Seguridad de Jorge Sobisch, Raúl Pascuarelli, dijo:

La fuerza está capacitada, por más que algunos digan, como estrategia defensista en algún proceso judicial, lo contrario” (ver aquí).

Siete meses después de estas declaraciones, el cabo José Darío Poblete asesinó al maestro Carlos Fuentealba disparándole por la espalda una granada de gas lacrimógeno.

Es inconcebible que los policías sigan portando armas fuera de todo control civil.

Sin capacitación sistemática y obligatoria, sin evaluaciones psíquicas y físicas periódicas, sin rendir cuentas ante nadie.

Así, se les van a seguir escapando disparos. Y siempre para el mismo lado.

Share

Etiquetas , , , , , , ,

Un comentario para A los policías siempre se les escapa el tiro

  1. 30 enero 2012, 14: 46 para 14:46

    Siempre del lado de los delincuentes vos. Como me gustaría que ese mismo indefenso entre a tu casa con el cuchillo a ver que me decis de la defensa de los derechos humanos. Ese supuesto peligroso, entra por una pouerta y sale por la otra y a la semana esta otra vez haciendo lo mismo, capaz que re falopeado y con riesgo de que mate a alguien, como millones de veces ocurre. En el laburo del policía están estos riesgos. Nunca te escuche decir nada cuando el que muere es el policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.