Muerte digna: fallo completo de la Cámara Civil que rechaza el pedido de familiares de un neuquino que lleva 17 años en estado vegetativo

9 septiembre 2011, 8: 46

Los jueces de la sala I de la Cámara Civil de Neuquén rechazaron la apelación que presentaron las hermanas de Marcelo Diez, un neuquino que permanece en estado vegetativo desde hace 17 años y para quien solicitan que se autorice una muerte digna.

Marcelo cumplió 48 años hace pocos días. Tenía 30 cuando sufrió un accidente en moto que lo dejó en este estado.

La nota previa sobre el caso que escribió mi colega Rodolfo Chavez, aquí.

El fallo completo está al final del post en formato word.

Dice el voto del juez Federico Gigena Basombrío en algunos de sus párrafos:

por más que las peticionantes están “habilitadas” para formular la petición, ésta misma carece de sustento en el Derecho y, más concretamente, en nuestro país no hay legislación positiva que valide semejante autorización”.

La ausencia de voluntad cierta del paciente, no puede ser suplida por la de sus curadores y, en todo caso, restaría la duda acerca de cuál sería el sentido real de aquélla, duda que, dentro del ideario propuesto, necesariamente inclina el fiel de la balanza hacia el lado de la prosecución vital, o sea a mantener el actual marco asistencial;

Así pues, la ausencia de constancia cierta acerca de cuál sería la voluntad del paciente en la situación actual de EVP (estado vegetativo permanente) y el solo hecho de su permanencia en éste, no autoriza a presumir una voluntad del enfermo contraria a dicha prosecución vital;

Por ende, cabe hacer notar que, evidentemente, en el caso, la conclusión denegatoria de supresión del soporte vital no avasalla la dignidad de la persona en orden a la jurisprudencia que admite la voluntad del paciente, debidamente informado (consentimiento informado; caso de los testigos de Jehová), de negarse a recibir determinado tratamiento (transfusión de sangre), ya que dicho “consentimiento” simplemente no existe;

La dignidad del ser humano sufriente no se respeta ni acrecienta por una actitud complaciente, simplista y conformista de supresión de una vida en semejante condición, actitud falsamente pietista y que la historia reciente de los DDHH registra, a partir de sus resultados y/o consecuencias, como intrínsecamente perversa enemiga del género humano sino, antes bien, se procura la auténtica tutela de esa dignidad a través de políticas de promoción integral del hombre, de la familia… y también, dentro del campo concreto de una situación como la presente, a la digna asistencia de la persona enferma como viene llevándose a cabo- y a la contención y ayuda de su núcleo familiar”.

Dice el voto de la jueza Patricia Clerici:

Si M., en forma consciente, hubiera decidido que ante una situación como la que está atravesando no quiere ser asistido vitalmente mediante soportes externos, no dudaría en autorizar la supresión de estos soportes, incluidas la alimentación e hidratación.

Pero justamente lo que se encuentra ausente en el presente caso es la voluntad de M., ya que su situación vital nos impide conocerla. Cierto es que la ley otorga a los curadores la representación de la voluntad de sus curados, pero ello puede ser tomado sin dubitaciones en cuestiones atinentes a la vida civil y comercial del individuo incapaz, pero no en cuestiones vinculadas con sus derechos personalísimos, donde la decisión del curador ha de ser evaluada con reservas, más allá de la conducta irreprochable que han tenido las hermanas de M. con relación a éste”.

SENTENCIA CÁMARA CIVIL

Etiquetas , ,

3 comentarios para Muerte digna: fallo completo de la Cámara Civil que rechaza el pedido de familiares de un neuquino que lleva 17 años en estado vegetativo

  1. primavera de colores
    11 septiembre 2011, 20: 11 para 20:11

    Posiblemente no se dieron cuenta ni la primera ni la segunda instancia, pero, ese señor ya falleció hace largo tiempo: tiene muerte cerebral.
    Tal vez mañana rechacen que la muerte cerebral sea muerte.
    Se me hace que hay otra cosa de por medio en ambos fallos.

    ¿Tendría que pagar una indemnización cuantiosa la provincia por la larga agonía?
    ¿No podemos ponerle el cascabel al gato?

  2. Lorenzo
    11 septiembre 2011, 20: 28 para 20:28

    Parece absurdo pretender que un ente que permanece en estado vegetativo-muerte cerebral irreversible- desde hace 17 años,exprese su conformidad con el cese de los medios que lo mantienen biològicamente “vivo”.Pienso que una cosa es “matar” y otra interrumpir una asistencia artificial que genera una “vida” virtual.¿que es un ser humano?.Cuerpo y mente.Uno solo de los componentes aislados no lo conforma.Se reiteran en este caso excesos de origen religioso extremos,que impiden abortos en casos en que la ley -y el sentido comùn- los admite.-Mi opiniòn:que los jueces o el Estado se hagan cargo de mantener a ese infortunado ser, esperando un milagro.-

  3. primavera de colores
    11 septiembre 2011, 20: 29 para 20:29

    Será el mismo Gigena que escribió lo que a continuación reproduzco y cuyo curriculum abreviado luce luego.

    TUTELA ANTICIPADA – http://www.e-derecho.org.ar/congresoprocesal/TUTELA%20ANTICIPADAGIGENA.doc

    Hace unos días escuchábamos de las lecturas bíblicas (el libro de los reyes) lo que el gran rey Salomón había solicitado a Dios como dones para ejercer el gobierno del pueblo judío: la prudencia y la sabiduría.
    Y si se piensa y reflexiona sobre el contenido de dicha petición -y sobre todo si uno tiene en cuenta el juicio histórico de dicho reinado-, uno no puede menos que admirarse (en el sentido que la filosofía aristotélica ha dado a dicha actitud) acerca de la importancia del contenido de la petición.

    De manera tal que la falta de una norma legal expresa no me parece argumento suficiente como para desestimar lo que se conoce como tutela anticipada.

    Curriculum abreviado – http://www.academiadederecho.org/upload/biblio/personas/Gigena_Bansobrio.pdf

    Abogado
    Secretario Federal en lo Civil: dos años.
    Secretario Comercial: seis años.
    Juez Civil en Neuquén: 1984 a 1987.
    Juez de Cámara en Neuquén: 1987 a la actualidad.
    Juez interino del Tribunal Superior del Neuquén (dos años).
    Profesor adjunto y luego titular de filosofía en la carrera de Servicio
    Social en la UBA.
    Profesor de filosofía en el ingreso de la carrera de derecho en la UBA
    Profesor en Comercial II en la UBA cátedra del Dr. Williams.
    Coordinador Académico de la facultad de derecho de la Universidad Católica
    de Salta delegación Neuquén (tres años).
    Profesor de filosofía y teología en la carrera de derecho de la Universidad
    Católica de Salta, delegación Neuquén (tres años).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.