Los magistrados de Neuquén le piden al Poder Ejecutivo que no judicialice los problemas políticos

31 mayo 2010, 0: 01

Miembros del Poder Ejecutivo provincial o de municipalidades que no cumplen con su función y transfieren problemas políticos al Poder Judicial.

Ataques a la independencia judicial, a través de organizaciones políticas, o de particulares, e incluso del gobierno nacional.

Estrechez financiera como secuela de la creación de múltiples organismos judiciales en el pasado sin la previsión presupuestaria.

Mala distribución del recurso humano.

Estos son algunos de los puntos que toca el extenso y crítico documento de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia de Neuquén conocido en las últimas horas.

Aquí se reproduce íntegro, las negritas son mías.

“Al cumplirse un año de la jornada de reflexión, denuncia y concientización organizada por la Federación Argentina de la Magistratura el 27 de mayo de 2009, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia del Neuquén siente el deber de informar al Tribunal Superior de Justicia de la Provincia, a los Poderes Ejecutivo y Legislativo provinciales y a la comunidad toda, que la situación que motivara aquella manifestación por parte de la organización  que nuclea a los colegios de magistrados y funcionarios de toda la República Argentina, en la Provincia del Neuquén, no ha recibido  las respuestas necesarias.

La independencia del Poder Judicial, necesaria para hacer frente a las presiones e influencias que se pretenden ejercer desde cualquier estamento de poder social fue reconocida y custodiada por los constituyentes de 1853 y de 1994, y tuvo su réplica en la Constitución de la Provincia del Neuquén.

Tal preocupación es consecuencia de la importancia que una judicatura independiente tiene para el desenvolvimiento de la vida republicana y para una sociedad democrática.

Y es que, más allá de los errores, aciertos y desaciertos que se puedan imputar a la actuación de jueces y funcionarios judiciales y de las críticas que se formulan al Poder Judicial -algunas fundadas y otras no-, la instancia judicial sigue siendo el último bastión que tiene el ciudadano para buscar protección frente a los abusos del poder -político, económico, y de cualquier otra naturaleza-, como así también para dirimir los conflictos que se plantean en el ámbito social.

Reforma procesal

La Corte Interamericana de Derechos Humanos tiene dicho que el principio de legalidad, las instituciones democráticas y el estado de derecho son inseparables, y agrega que uno de los objetivos principales que tiene la separación de poderes, es la garantía de la independencia judicial (caso “Aguirre Roca, Rey Ferry y Revoredo Marsano vs. Perú”, sentencia del 31 de enero de 2001).

En el curso de este año (27 de mayo 2009 – 27 de mayo 2010) no se ha registrado el avance necesario en las reformas procesales e institucionales proyectadas y presentadas en la Honorable Legislatura tendientes a agilizar la prestación de justicia, garantizar su independencia y acercarla al habitante de esta provincia.

Esperamos e instamos al Poder Legislativo a que, en el curso las sesiones del presente año, se aprueben las mismas.

Situación presupuestaria

También entendemos como herramienta de afectación de la independencia judicial el recorte de recursos presupuestarios, que, en definitiva, ha de afectar el correcto funcionamiento del Poder Judicial.

Es un principio básico para el aseguramiento de la independencia judicial el suministro de los recursos económicos suficientes para que la judicatura pueda desempeñar sus funciones, consagrado a nivel internacional (ver los “Principios Básicos para la Independencia de la Judicatura”, el Estatuto Universal del Juez -art. 14-, el Estatuto del Juez Iberoamericano -art. 6-, y las Observaciones Finales del Comité de Derechos Humanos de la ONU para los casos Georgia y Congo).

Si la Legislatura de la Provincia ha creado, desde años atrás estructuras judiciales, mal puede luego negar los recursos financieros necesarios para asegurar el funcionamiento de esos organismos.

Por ello reclamamos la sanción del presupuesto del Poder Judicial en tiempo oportuno y acorde a los requerimientos de funcionamiento de los tribunales de justicia, Ministerios Públicos y demás organismos judiciales.

No podemos dejar de señalar que los recursos afectados al Poder Judicial requieren de una administración austera y eficiente por parte del Tribunal Superior de Justicia.

Reasignación de personal

Desde esta Asociación se viene reclamando, hace ya tiempo, que dicho Cimero Tribunal disponga la reestructuración de su planta de personal -la que compromete la mayor parte del presupuesto judicial-, en el convencimiento que existen sectores sobredimensionados y con escaso aprovechamiento del recurso humano, cuyos servicios podrían ser de mayor utilidad en otras dependencias distintas a las que actualmente se encuentran afectados, como así también un análisis profundo de la necesidad de continuar con las locaciones de servicios vigentes, que involucran siempre a profesionales ajenos a la actividad propia del Poder Judicial.

Reconocemos y apoyamos la política encarada de racionalización de gastos y economización en alquileres e insumos, pero reiteramos públicamente este pedido, ofreciendo nuevamente la colaboración de la Asociación de Magistrados y Funcionarios en la tarea referida para profundizar los logros obtenidos.

Ataques a la independencia

En este último año hemos sido testigos de un recrudecimiento de ataques a la independencia del Poder Judicial.

Avances provocados desde el poder político y las organizaciones intermedias representadas en el Consejo de la Magistratura a través de la sanción de un reglamento para la evaluación periódica de magistrados y funcionarios de estructura inquisitiva e invasivo de funciones propias del Tribunal Superior de Justicia y de la privacidad propia de la actividad de los tribunales -temporalmente suspendido por Resolución Interlocutoria nº 17/2010 del Tribunal Superior de Justicia -;

por las comunidades originarias que mediante vías de hecho, insultos e injurias pretenden el reconocimiento de derechos que sólo puede otorgarse dentro del trámite judicial y a través de los procedimientos legalmente establecidos a tal fin;

por organizaciones intermedias, familiares y amigos de víctimas de delitos que, provocando daños materiales, realizando “escraches” en los domicilios particulares de magistrados y funcionarios, con agresiones físicas y amenazas veladas quieren revertir lo decidido en sentencias judiciales y quejarse porque no se adoptó la resolución que ellos querían, olvidando que el único modo de revocar una decisión adoptada por un juez son las vías recursivas que el código procesal establece a tal fin;

por grupos de propietarios del interior de la Provincia que, sintiéndose afectados por trámites y decisiones judiciales, pretenden que el Tribunal Superior de Justicia imparta instrucciones a jueces y funcionarios para que actúen a favor de sus derechos;

por organismos del Poder Ejecutivo Nacional que, bajo el pretexto de la defensa de los derechos de parte de la comunidad, pretenden imponer al juez la legislación a aplicar para la resolución de casos concretos;

y, en general, de variados sectores que, evitando encauzar sus reclamos por los conductos que la ley fija, quieren obtener lo pretendido mediante el uso de la fuerza, el vituperio y, en muchos casos, el cercenamiento de derechos de terceros; intentan vulnerar la independencia de magistrados y funcionarios.

Hemos soportado, y lo seguiremos haciendo, el accionar de estos grupos políticos y de presión, pero advertimos a la comunidad neuquina que no resulta posible la paz y el orden sociales, ni encontrar solución a las injusticias que padece gran parte de la población provincial, fuera del ámbito de la legalidad. La ley de la selva sólo protege y favorece al más fuerte.

Si se compromete y se conculca la independencia de magistrados y funcionarios, la noche más negra ha de caer sobre la sociedad, quedando sus integrantes a merced de los poderosos de turno, y de la venganza por mano propia.

Sumarios administrativos

Reclamamos también del Tribunal Superior de Justicia la modificación de la práctica disciplinaria instaurada que dispone la instrucción de sumario administrativo por cuestiones intrascendentes; a la vez que mantiene, en muchos casos, los trámites sumariales abiertos y sin resolución por tiempos más que prolongados. Ello constituye una amenaza latente para el magistrado o funcionario involucrado.

Igual conducta se predica para el Jurado de Enjuiciamiento. Ya se ha llamado la atención respecto de la extensión temporaria excesiva que corre entre la denuncia y la decisión de declarar la admisibilidad o inadmisibilidad del enjuiciamiento, circunstancia que indudablemente conspira contra la tranquilidad de espíritu de magistrados y funcionarios del Poder Judicial, y tiñe de sospecha la gestión ante la Sociedad.

Mención especial merece la judicialización de conflictos que no son propios del Poder Judicial y que la sentencia judicial no puede resolver adecuadamente como consecuencia de la inoperancia de los órganos encargados de su solución.

Tal situación no sólo genera una sobrecarga de tareas para la estructura judicial, a la vez que insatisfacción y frustración por parte de quién padece el problema, sino que, además, importa la afectación de recursos del Poder Judicial para cubrir las deficiencias de organismos que cuentan con sus propios presupuestos y con funciones específicas.

Ello lleva a solicitar al Poder Ejecutivo provincial y a las Municipalidades y Comisiones Municipales que instruyan a sus funcionarios respecto a la necesidad de que se asuman plenamente el cumplimiento de las funciones legalmente asignadas, evitando derivar al Poder Judicial asuntos, cuya solución, es de resorte exclusivo del ámbito político”.

La segunda imagen está tomada de aquí.

Etiquetas , , ,

7 comentarios para Los magistrados de Neuquén le piden al Poder Ejecutivo que no judicialice los problemas políticos

  1. Pollito
    31 mayo 2010, 2: 12 para 2:12

    Si sienten tanta presión y no pueden trabajar cómodos como pretenden, renuncien. Viven en una sociedad, que por si no están al tanto, se encuentra con algunos problemitas; a saber: enorme cantidad de ignorantes (por falta de políticas públicas educativas y gran cantidad de Guagliardos); altísimos índices de violencia; falta total de respeto a la autoridad y a las leyes; falta total de respeto por el prójimo; violaciones, asaltos, robos, usurpaciones; políticos, jueces, sindicalistas, obreros, policías, camioneros, petroleros, músicos, abogados, maestros, panaderos, deportistas, alumnos, padres e hijos CORRUPTOS !!! Aquí viven señoritos jueces. Pónganse los lompas largos y hagan lo que tienen que hacer sin estar llorando permanentemente por todos los males que sufren. Son de lo más vomitivo/repulsivo que existe. Déjense de mariconear y pongan las bolas/ovarios arriba de la mesa y cuando les toque trabajar (juzgar), no sean cagones y mediocres, JUZGUEN y BANQUENSE el resultado, porque esta sociedad es también creada, hecha y formada por Uds. Por supuesto que estoy en contra de que los vayan a putear por lo que fallan, pero eso también (no exclusivam.) es consecuencia de sus actos. No sean demagogos. Por ej: si tienen que mandar a desalojar un edificio público o una calle o una casa tomada, manden. Sólo se puede vivir en sociedad si se respetan las reglas y Uds. son los encargados de hacerlas cumplir. ¡¡¡ Basta de llorar todo el tiempo !!!

  2. facundo
    31 mayo 2010, 9: 32 para 9:32

    Es hora de que aprendan a vivir en democracia y se banquen que son unos más en el montón. Quieren seguir en una burbuja ganando sueldos que les da vergüenza hacer conocer, en medio de la pobreza, la miseria y la negación de todos los derechos, en una provincia en donde la corrupción es la principal forma de gobierno y en donde ellos participan encubriéndola. No les gustan las manifestaciones, ni las peticiones ni las protestas ¿que quieren, que las prohíban? ¿esos son los «jueces» que tenemos en la provincia? ¿se creen que gobiernan por derecho divino? Vamos… la gente que les paga sus enormes sueldos tiene derecho a exigirles que están a la altura de lo que se pretende de un juez.

  3. luci
    31 mayo 2010, 9: 51 para 9:51

    Pollito :Si sienten tanta presión y no pueden trabajar cómodos como pretenden, renuncien. Viven en una sociedad, que por si no están al tanto, se encuentra con algunos problemitas; a saber: enorme cantidad de ignorantes (por falta de políticas públicas educativas y gran cantidad de Guagliardos); altísimos índices de violencia; falta total de respeto a la autoridad y a las leyes; falta total de respeto por el prójimo; violaciones, asaltos, robos, usurpaciones; políticos, jueces, sindicalistas, obreros, policías, camioneros, petroleros, músicos, abogados, maestros, panaderos, deportistas, alumnos, padres e hijos CORRUPTOS !!! Aquí viven señoritos jueces. Pónganse los lompas largos y hagan lo que tienen que hacer sin estar llorando permanentemente por todos los males que sufren. Son de lo más vomitivo/repulsivo que existe. Déjense de mariconear y pongan las bolas/ovarios arriba de la mesa y cuando les toque trabajar (juzgar), no sean cagones y mediocres, JUZGUEN y BANQUENSE el resultado, porque esta sociedad es también creada, hecha y formada por Uds. Por supuesto que estoy en contra de que los vayan a putear por lo que fallan, pero eso también (no exclusivam.) es consecuencia de sus actos. No sean demagogos. Por ej: si tienen que mandar a desalojar un edificio público o una calle o una casa tomada, manden. Sólo se puede vivir en sociedad si se respetan las reglas y Uds. son los encargados de hacerlas cumplir. ¡¡¡ Basta de llorar todo el tiempo !!!

  4. Juan José
    31 mayo 2010, 11: 12 para 11:12

    Me parece vergonzoso. La realidad es que el estado es una calamidad y que los políticos viven en la permanente ilegalidad. Los derechos humanos no se cumplen, la policía pega todos los días, el problema con los aborígenes quieren solucionarlo por la fuerza, el clientelismo y la corrupción son escandalosos, pero los jueces siempre miran para otro lado. La gente no tiene ninguna confianza en estos señores jueces y ellos no tienen interés en ganársela, sólo le piden a los políticos que «los salven». Un papelón.

    • Pollito
      31 mayo 2010, 13: 36 para 13:36

      Con todo respeto Juanjo, disiento con vos. Porque limitás el tema de la ilegalidad a los políticos ? Como dije en mi comentario anterior, obvio que sé que hay políticos corruptos y lamentables. Pero la gran mayoría de la sociedad lo es !! Los políticos son un reflejo de la sociedad. Nacen y vienen de esta sociedad, no de un plato volador !! La sociedad vive en la ilegalidad, sólo unos poquísimos excepcionales y anormales se salvan de esto. Todos pasamos un semáforo en rojo; estacionamos en lugar prohibido, en doble fila; coimeamos un cana para que no nos haga la multa; hablamos con el juez amigo para que nos haga un favor; cobramos un sueldo de asesores y no vamos jamás al trabajo; nos hacemos los éticos y somos lo mismo que criticamos; nos quedamos con un vuelto; si podemos zafar pagar la cuenta porque el mozo se confundió lo hacemos; metemos un billete falso; hacemos un paro por cuestiones políticas y lo disfrazamos de legítimo; metemos excusas; mentimos; y millones de etceteras. Si vos no sos así, te juro que te felicito y te creo. Pero lamento decirte que la mayoría son así. El problema de Argentina son los argentinos. Siempre buscando echar culpas a otros, criticando, violadores linchando a rateros, hipócritas !!! Que los derechos humanos no se cumplen decis ? Vos sos de los que cree que los DDHH son de los pobres no ? Que el problema de los aborigenes quieren solucionarlo por la fuerza ? Hay que solucionarlo como establece nuestra ley que hay que solucionarlo, simple. Sean aborígenes, blancos, gordos o gnomos. Si comenten delitos es obligación del estado de usar la fuerza legítima que el pueblo les delegó para evitar la justicia por mano propia. Así funciona el sistema. Ahora, si porque son aborígenes pretenden un trato distinto, que se reforme la ley y veremos que sale. Ahora, para pedir gas y leña y agua potable y luz y platita para hacer sus «telares» y viandas y escuelas especiales y casas del estado y combustible y pistas de esqui (que arruinan) y tierra que mantienen improductiva por miles de años para luego volver a vender. Bue, así es la cosa Juanjo, no hagamos la fácil de echar la culpa a los políticos solamente.

  5. maria elisa
    31 mayo 2010, 14: 13 para 14:13

    Bueno parece que estan un poco asustados…sera que no pueden bancarse el repudio de la sociedad cuando estima que las sentencias no son justas?.-y tambien digo..que asi como emiten sus quejas, tambien podrian dar una señal a la sociedad rompiendo el coorporativismo y denunciando a sus propios asociados cuando no cumplen con su deber que es TRABAJAR…haciendoles saber que…en horario de trabajo no se debe chatear..o tener despachos que parecen mas un lugar de recreacion que una oficina de un juez. con equipos de musica…bar..etc..o es que esto no lo saben?…lo sabemos las personas que hemos tenido que transitar por esas oficinas y uds. que son lo que deberian cuestionar estas practicas no lo hacen?.Ttambien a los/as funcionarios/as..abusadores de los/as trabajadores…y tantas cosas …que se llaman a silencio….les aviso que no estamos en epocas en que nos callamos..cuando algo nos parece injusto lo gritamos asi que creo que se tendran que ir acostumbrando que tenemos el derecho a repudiar sus practicas..ser juez es ser un servidor publico…pasible de ser cuestionado..no es una cuestion de fe..ciega como si fueran dioses…ahh y no me quiero olvidar que uds no salieron por ej a repudiar cuando se sanciono la leY QUE LES PAGA LA ANTIGUEDAD DESDE QUE SE RECIBIERON…TERRIBLE ABERRACION..VERGUENZA… PRIVILEGIO que no tiene ningun profesional que trabaje en el estado..ya es hora de que…primero..antes de emitir quejas…se den cuenta que estasmos…HARTOS/AS… de UDS…Y DE ESTA JUSTICIA TAN INJUSTA….

  6. martin
    31 mayo 2010, 16: 13 para 16:13

    No es mi intención salir en defensa de la Asociación de Magistrados, pero me parece que se pierde de vista el contenido del comunicado por prestarse atención solamente a cuestionar a las personas que lo hacen. Es decir no estamos analizando al mensaje sino al mensajero.
    No creo que este comunicado importe que los jueces no conozcan los problemas que atraviesa la sociedad, tampoco creo que haya sólo dos salidas: soportar la presión y los ataques a la independencia callado la boca o directamente renunciar. Me parece que si los tipos que tienen que juzgar se sienten presionados, es bueno que salgan a decirlo e intenten acabar con esas presiones.
    Hay que tener en claro que la independencia no es una garantía para los jueces, sino para los justiciables; así que si estos jueces renuncian y vienen atrás otros que también están presionados el pato lo seguimos pagando los mismos de siempre.
    Ni hablar que hay miles de cosas para criticar de los jueces, de hecho el mismo comunicado lo admite, y por supuesto que existe el derecho de disentir y de expresar la disconformidad con los fallos, pero eso no significa que pueda legitimarse que las decisiones de los jueces en vez de ser cuestionadas vía recurso como manda la ley se cuestionen con destrozos y reacciones violentas; si en vez de fallarse en base lo demandado y probado por las partes se va a resolver en función de presiones ilícitas ejercidas por fuera del proceso; si permitimos que gane el que tiene más poder y no el que tiene razón, los perjudicados somos nosotros y no los jueces.
    Ellos van a seguir cobrando su sueldo con justicia independiente o adicta, y en definitiva los derechos que están en juego en cada proceso judicial son los de los justiciables, no los de los magistrados.
    Si en vez de reflexionar respecto del contenido del comunicado nos quedamos atacando a sus emisores vamos a permitir que estas cosas caigan en saco roto, y los perjudicados –insisto- somos nosotros.
    Sin independencia no hay una justicia imparcial, y sin imparcialidad directamente ya no hay justicia. Todos sabemos que cuando no hay justicia el más fuerte se impone aunque no tenga razón.
    Está bien que se critique a los jueces. No los estoy defendiendo, pero ojo que lo que están diciendo es grave, y si es cierto nos jodemos nosotros, no ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.