¿El núcleo de la reforma penal debe ser el juicio por jurados o mejorar la etapa de investigación?

13 abril 2010, 17: 44

Leo en la página oficial de la Legislatura: “La comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia sorteó hoy a los 12 ciudadanos que integrarán el jurado en la simulación de juicio que se realizará este jueves a las 16 en la Legislatura como parte del proceso de reforma penal. Para garantizar una representación heterogénea, se aplicó el criterio de igualdad de género y franja etaria, y el jurado quedó conformado por 6 hombres y 6 mujeres, de los cuales la mitad son mayores de 45 años”.

Dice la información oficial que el secretario del cuerpo, Marcelo Inaudi, consideró que el juicio por jurados es “el núcleo central de la reforma penal” y permitirá “abrir la puerta de la administración de la justicia al ciudadano común”.

Si me permiten una opinión, no creo que el núcleo central de la reforma penal sea el juicio por jurados. Y si así fuera, hay un problema.

En la actualidad, lo que falla en Neuquén (y en buena parte del país) es la etapa de instrucción, no la etapa de juicio.

Está bien que se piense en cumplir con algo que manda la Constitución desde 1853, que se democratice la justicia, que se incorpore a ciudadanos comunes en alguna etapa del proceso.

Pero si no se diseñan mejores herramientas para investigar los delitos, el jurado más brillante no podrá hacer nada para remediarlo.

Sigo ahora con la información publicada en el sitio de la Legislatura:

“La coordinadora de la comisión de reforma de los Códigos procesales, Carla Pandolfi, destacó el interés que la propuesta despertó en la ciudadanía que se plasmó en los 150 inscriptos registrados (dato anticipado ayer en este blog)”.

El jurado quedó integrado por los titulares Enrique Britos, Ricarte Rivera, Richard Vidman, Erwin Kurt Schrul, Pablo Szinkierman, César Adrián Laffitte, María Cristina Herrera, María Mabel Prieto, Lucrecia Casemajor, Carina De Genaro, Silvia Gabriela Bellotti y Albina Soledad Miño.

En tanto, la nómina de suplentes está conformada por Gabriel Flores, Jorge Luis Espósito, Raúl Pedemonte, Susana Raquel Ravalle, María Inés Lorente, Susana Centurión, Leandro Raúl Faldani, Diego Cazorla, Rolando Muñoz, Gloria Lucía Otero, Viviana Elizabeth Moreno García y Frazao Ocyelma Rodríguez.

Etiquetas ,

6 comentarios para ¿El núcleo de la reforma penal debe ser el juicio por jurados o mejorar la etapa de investigación?

  1. cutralquense
    13 abril 2010, 17: 53 para 17:53

    flaco es cierto que desde 1853 que venimos con la cuestion del juicio por jurados y si durante tanto tiempo no se instrumentò, creo humildemente que es porque se trata de una instituciòn de neto corte sajòn que no ha tenido ni tendrà recepciòn en nuestra sociedad.
    Que el INECIP y todos sus acòlitos quieran meterla de prepo es otra cosa
    en realidad coincido con vos en que el eje de la cuestiòn pasa por otro lado y es que la investigacion penal preparatoria y la etapa instructoria sean mas rapidas y eficaces

  2. Leticia Lorenzo
    14 abril 2010, 0: 13 para 0:13

    Si la investigación falla (cuestión en la que estoy completamente de acuerdo) creo que hay que preguntarse ¿por qué falla? Y, humildemente también, creo que la principal razón por la que las investigaciones suelen dejar mucho que desear es, justamente, que llegados a juicio cualquier cosa vale.
    Con la concepción del proceso como trámite, donde no se asume que el juicio es el espacio donde debe probarse que el hecho existió y el imputado participó, sino que a lo sumo lo que se hace es leer un expediente tedioso e interminable.
    Con la duración de los procesos, donde suelen pasar meses (sino años) entre el inicio de la investigación y el juicio.
    Con jueces que muchas veces creen que su deber funcionario es reemplazar malas acusaciones.
    Con acusadores a los que en juicio se los obliga a sostener un trabajo que hizo alguien más durante la investigación y que terminan preguntándose si no habría sido mejor el retiro de la acusación.
    Con ese panorama, definitivamente la investigación está mal. Pero no podemos negar que si la investigación es lenta, deficiente, atolondrada, es increible que haya condenas en la provincia. Que esto no se malentienda: no estoy diciendo que no hay que condenar. Estoy diciendo que para condenar, hay que probar. Y yo no sé cuántos juicios donde ha habido condena resistirían un estándar probatorio mínimo, si los «auditáramos».
    Independientemente del tema de los jurados (con el que comulgo al igual que todos los ciudadanos que «de prepo» según el comentario anterior, se inscribieron para participar del simulacro), creo que la forma de mejorar la investigación es ponerle mucho ojo a cómo se ejecutan los juicios, ya que en definitiva, la razón de ser de la primera es llegar a probar el caso en el juicio.
    Saludos

  3. Andrés Harfuch
    14 abril 2010, 13: 01 para 13:01

    Sr. Cutralquense:

    en todos los países donde existe el juicio por jurados -y en Córdoba ya se empezaron a ver los efectos- la sola idea de que el fiscal va a tener que ganar el juicio frente a un jurado es altamente depuradora de la investigación preparatoria. En buen romance, el jurado eleva el estándar de calidad de todo el procedimiento penal, tanto el accionar de la fiscalía como de la policía de investigaciones.

    De allí que coincida totalmente con la opinión del legislador Inaudi.

    Y discrepo con Ud acerca del «corte sajón» del jurado. El jurado clásico, como el que discute Neuquén es una institución netamente latina, nacida en Grecia y perfeccionada hasta llegar a 12 jurados en la época de la República en Roma.

    Brasil no es un país sajón y tiene jurado para homicidios hace 200 años, Bolivia tampoco y lo tiene desde hace 12. Lo mismo que Panamá, Venezuela, Puerto Rico, Nicaragua, Japón, Francia, Italia, Alemania, Rusia, etc, etc.

  4. marcos
    14 abril 2010, 23: 55 para 23:55

    Dr. Harfuch: Esto que ud. dice de que: «la sola idea de que el fiscal va a tener que ganar el juicio frente a un jurado es altamente depuradora de la investigación preparatoria. En buen romance, el jurado eleva el estándar de calidad de todo el procedimiento penal, tanto el accionar de la fiscalía como de la policía de investigaciones.» y pone por ejemplo la justicia de Córdoba lo dice por el caso Dalmasso de Córdoba, donde se llegó a imputar a un pintor y eso motivó «el perejilazo» como reacción de la sociedad riocuartense. Son esas las mejoras en la investigación?
    Sus afirmaciones no son sólo incomprobables sino que lo poco que conocemos desde acá respecto de la justicia de Córdoba indica lo contrario.

    • Leticia Lorenzo
      15 abril 2010, 13: 30 para 13:30

      Estimado Marcos, disculpe que me meta, ya que su pregunta va dirigida específicamente a Harfuch. Sin embargo, quisiera decir algo sobre su planteo: definitivamente en una justicia desgastada y desacreditada el jurado no será una solución mágica ni inmediata a los múltiples problemas que se presenten. Sin embargo, creo coincidir con Harfuch en que si ese caso al que usted hace referencia hubiese llegado a un juicio, con el jurado en frente, el jurado no habría permitido que se condenara al «imputado de apuro» que encontró la investigación. Creo que un jurado tampoco habría permitido cosas como esta: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/2-17617-2010-04-15.html
      Ahora, de la misma forma que estoy convencida de que el jurado puede contribuir desde su rol a mejorar la calidad de la justicia, estoy convencida de que el control a las instituciones no se termina «poniendo un jurado», sino que pasa por exigir información y rendición de cuentas. Y ver qué es lo que está pasando para llegar a situaciones como las que usted describe y quedar en total impunidad. Cordiales saludos

  5. 4 agosto 2010, 13: 41 para 13:41

    El asunto del jurado no es respecto a si es importado o no, el asunto está en que la participación ciudadana en la directa administración de justicia es un tema circunscrito en una verdadera democracia y si a la fecha no se da es simplemente porque a la magistratura NO LE CONVIENE mucho menos a los psudo demócratas, está es una de las verdaderas taras que arrastran nuestras sociedades latinas y que obviamente hay que cambiar. La justicia le pertenece al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.