Absolución para el remisero que atropelló y mató a una joven: fallo completo

13 abril 2010, 22: 26

Aquí está el fallo completo que absolvió por el beneficio de la duda al conductor de un remise que atropelló y mató a una estudiante universitaria.

Lo más probable es que se hable mucho de esta sentencia, como sucedió hace muy poco con el caso Hermosilla Soto.

Los hechos, juzgados por la misma Cámara, son distintos. Hermosilla, que fue condenado al máximo de la pena por homicidio culposo, circulaba ebrio, a altísima velocidad, en una camioneta de gran porte y se subió al bulevar de la Avenida Olascoaga donde atropelló a dos adolescentes.

El remisero Agustín Mengarelli conducía sobrio, a 45 kilómetros por hora, un automóvil estándar, y atropelló a una joven que cruzaba la Avenida Argentina (los hechos fueron sobre la misma avenida, que cambia de nombre en las calles San Martín-Independencia, a poco más de un kilómetro de distancia uno del otro).

Por eso creo que es conveniente conocer la resolución completa antes de emitir una opinión. Dos jueces votaron por la absolución y el restante por la condena por homicidio culposo.

Hice un extracto de los votos con los tramos que consideré más relevantes, pero vuelvo a recomendar la lectura íntegra.

Para la lectura del fallo, que pasó por las Reglas de Heredia, hay que tener en cuenta: M.A.H. es la víctima, Miriam Andrea Hernández; A.C.M. es el imputado, Agustín Mengarelli.

Voto de Alejandro Cabral:

“No se encuentra suficientemente acreditado que el fallecimiento de M.A.H., se produjera por el accionar imprudente, negligente, imperito, violatorio de las disposiciones legales o del deber de cuidado del imputado.

«De acuerdo a las distintas pruebas producidas y a los testigos escuchados durante el debate surge que, M.A.H. venía distraída mirando unos papeles cuando cruzó de este a oeste la Av. Argentina a la altura de la entrada de tierra de los monoblocks que se encuentran entre las calles Islas Malvinas y Periodistas Neuquinos, lugar no habilitado para cruzar la calle, cuando fue embestida por el vehículo Chevrolet corsa II, dominio FND 863, conducido por A.C.M. en circulaba con dirección al norte, causándole en forma casi instantánea la muerte. El impacto se habría producido a 5 m del cordón este y a 2,80 m del cordón oeste con la parte frontal derecha del rodado.

“El acta de procedimiento y el croquis muy poco aportan y es de lamentar que no fuera citado al debate el personal policial que intervino en el lugar del accidente, de manera tal de haber contado con su versión. Se realizaron tres pericias de accidentología vial, pero ninguna es concluyente y los peritos no fueron citados al juicio. El médico que realizó la autopsia tampoco fue citado para que pudiera explicar la posible mecánica del accidente a partir de las lesiones que poseía el cuerpo. En definitiva pocos son los elementos que se han aportado a este Tribunal para que pueda decidir.

“Me pregunto, si el imputado venía a una velocidad de 45 km por hora, hizo una maniobra de frenado y también una maniobra de esquive, ¿cuál fue la acción u omisión imprudente, negligente, imperita, en violación a los reglamentos o al deber de cuidado realizada por este, que fue la causa determinante de la lamentable muerte de la Srta. M.A.H.?

“Es importante tener en cuenta que no todo accidente con resultado lesiones o muerte constituye un delito penal, aunque sí pueda ser determinante de la responsabilidad civil.

“Es claro, de acuerdo a lo informado por los peritos, que el imputado intentó esquivarla realizando maniobras de frenado y esquive, la que evidentemente no fue con el tiempo necesario para evitar el accidente”.

Voto de Mario Rodríguez Gómez:

“Pese a que ya conocían la calidad de esta prueba testimonial, no solicitaron, los acusadores, la presencia en el juicio de los efectivos policiales que se constituyeron en el lugar y realizaron las primeras diligencias o los expertos que cumplieron con las tres pericias accidentológicas, que sin duda podrían haber dado luz a estas dudas, respetando el principio de oralidad, publicidad e inmediación. El croquis del lugar (documento crucial en la investigación de estos delitos) es escueto, impreciso, de poco valor y peso probatorio, pero tampoco se citó a los ejecutores.

“A.C.M., no violó ningún deber objetivo de cuidado que pueda producir un aumento del riesgo permitido, circulaba a la velocidad autorizada y el automóvil contaba con la habilitación y las medidas de seguridad exigidas. Sin embargo, pretenden la querella y el fiscal, centrar la imprudencia suponiendo que vio a la víctima que cruzaba distraída y siguió su marcha, sin frenar ni disminuir la velocidad o no actuar con la debida pericia ante el imprevisto.

“Queda claro que la distracción de la víctima y el lugar donde cruzó, genera una sorpresa insuperable a cualquier conductor, profesional y particular”.

Voto de Luis Fernández:

“Existían indicios y circunstancias que fueron percibidos por A.C.M., en el sentido que M.A.H., había emprendido una conducta peligrosa hacia sí misma, que iba a continuar avanzando en su camino, tenía motivos suficientes para creer que M.A.H. no estaba actuando correctamente en lo que hace al cruce antirreglamentario, que no se estaba comportando según lo esperado, que cruzaba con una actitud distraída lo que fuera observado por los testigos A.C. y A.F.L., y por ende seguramente apreciado por el imputado, no obstante ello A.C.M. continuó su marcha a una velocidad imprudente, quiero pensar que no le fue indiferente el colisionar contra la humanidad de M.A.H., por cuanto en ese caso estaríamos ante un supuesto de Dolo eventual, lo que descarto a fin de colocarme en la situación más favorable para el imputado y a fin de no violentar el principio de congruencia, pero sí existió Culpa con representación, pues se representó el resultado dañoso, y no obstante ello, continuó su dirección de marcha, con la esperanza de que M.A.H., se desviara o se detuviera, lo que no sucedió en la realidad.

“Si consideramos que A.C.M. marchaba a una velocidad de 45 km/h, debió observar a la víctima a una considerable distancia, no es necesario ser perito para establecerlo basta hacer una operación de regla de tres simples la que aprendimos en la escuela primaria. Teniendo en cuenta que M.A.H., desde que comenzó a caminar sobre la calle, hasta el lugar del impacto demoró 5” (según pericia), aunque estimo que el tiempo debió ser mayor, ya a más de media cuadra se encontraba en la visual del imputado, no obstante ello, al decir del testigo D.F.L. “venía un auto y como venía la chocó”. “Considero que no existían autos que marchaban delante que le impidieran al imputado la visual, por  cuanto ello se desprende de lo expresado por los testigos D.F.L. y A.C., que hubieran referido una maniobra elusiva o de frenado de otro vehículo, lo que no fue visualizado por ellos, sino que vieron cruzar a la víctima y luego como ya expresara “venía un auto y como venía la chocó.

“Es por ello que considero que la conducta desarrollada por A.C.M., constituye una violación al deber de cuidado y a la prudencia que debe condicionar la actitud de todo conductor de vehículos, a la luz del principio establecido en el antes referido artículo 39, inc. B) de la ley de Tránsito, y dicha conducta fue la causa eficiente del resultado muerte de M.A.H., debiendo ser reprochado dicho hecho a título de Culpa, conforme lo establece el artículo 84 del Código Penal”.

(La foto es de Leo Petricio)

FALLO COMPLETO

Etiquetas ,

2 comentarios para Absolución para el remisero que atropelló y mató a una joven: fallo completo

  1. Estela
    14 abril 2010, 11: 38 para 11:38

    Porqué será que en este país todo se discute? Porqué será que en este país no se cumplen las leyes y reglamentos? El peatón tiene sus obligaciones como el conductor de un vehículo tiene las suyas: tiene un senda peatonal por dónde cruzar y esa senda (aunque no estuviera marcada) se encuentra en las esquinas. A alguien que va manejando no se le puede pedir que además de prestar atención a los otros automóviles ande mirando si alguien va a cruzar y si encima ese alguien va a cruzar distraído. Qué locura es esta de pensar así?.
    PD: Aclaro que soy más porcentaje de mi vida peatón que conductor, y que no conozco a los involucrados. Y que como peatón y conductor veo lo mal que se comportan en la calle ambos.

  2. alfredo
    15 abril 2010, 12: 30 para 12:30

    he leido el fallo con detenimiento y realmente me preocupa la falta de aportes concretos al juicio en caracter de pruebas por parte de la Fiscalía y la querella… aún me estoy preguntando… si estamos discutiendo un homicidio culposo en accidente de tránsito, como es posible que no se cite a los peritos accidentológicos que intervinieron, ni a los funcionarios policiales que trabajaron en el lugar en el momento, ni al médico forense que realizó la autopsia… qué discutieron en el debate? fue pobrisimo!!! para condenar a alguien tiene que haber certeza…hay que entender que una hipótesis acusatoria debe ser sostenida en las pruebas y qué mejor que la posibilidad de la inmediación para interrogar a los peritos. Me quedará la duda ¿qué hubieran sentenciado los jueces de contar con estas pruebas?….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.