El simulacro de juicio por jurados tratará el caso de una mujer acusada de matar al marido

12 abril 2010, 13: 53

El jueves, ya lo sabrán, se realizará el simulacro de juicio por jurados en la Legislatura.

Algunos datos que me parecen interesantes a tener en cuenta:

*El caso elegido. Tiene base real, aunque fue adaptado para este ejercicio, es el de una mujer que asesinó al marido. Está caratulado “González, Josefa s/homicidio calificado por el vínculo”.

Sin conocer nada del caso me animo a decir que su elección debió de ser muy cuidada: para este ejercicio no se inclinaron por otros delitos que la sociedad suele abordar de manera visceral. Por ejemplo, aquellos contra la integridad sexual. Y si bien hay un homicidio calificado, con una posibilidad de pena de prisión perpetua, la víctima es el marido de la presunta autora y no con un hijo o una hija.

*Las partes. Como saben, habrá jurados legos pero el juez, el fiscal y el defensor serán técnicos.

El juez será Héctor Granillo Fernández, rector de la Universidad Nacional de La Plata.

El fiscal será Marcelo Hidalgo, quien se desempeña en el Poder Judicial de Córdoba.

El defensor será Alfredo Pérez Galimberti, defensor del Tribunal Superior de Justicia de Chubut.

*Los jurados. El sorteo se realizará mañana martes en la comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura. Hay unos 150 inscriptos, la mayoría a través del correo quieroserjurado@hotmail.com y la minoría vía telefónica (0299-4493702). Hay tiempo hasta mañana para inscribirse.

(Imagen tomada de aquí)

Etiquetas ,

9 comentarios para El simulacro de juicio por jurados tratará el caso de una mujer acusada de matar al marido

  1. Walter Damián
    12 abril 2010, 15: 36 para 15:36

    Fui alumno del Dr. Granillo Fernández, de quien me consta su capacidad y, por sobre todo, incansable lucha por la instalación del juicio por jurados en nuestro país.
    En la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Univ. Nac. de La Plata, allá por el año 2003 se hizo un simulacro con idénticas características, en cuanto al delito escogido. (Allí hubo absolución.) Fue interesante la experiencia. Esperemos de sus frutos.

  2. Perry Tyson
    12 abril 2010, 20: 20 para 20:20

    De todas las fabulosas ideas que han tenido para «mejorar» la justicia esta me parece la peor. (a ver cuantos votos negativos tengo)

  3. Susana Ravalle
    12 abril 2010, 22: 03 para 22:03

    interesante que se avance hacia una materia pendiente desde la constitución originaria. En Argentina hasta el presente no hubo volountad política de implementar este instituto. Ahora creo que el poder judicial está tan desprestigiado que en el presente es una tirada de pelota al «il popolo».

  4. cachulo
    13 abril 2010, 0: 26 para 0:26

    No fui su alumno pero conozco a Granillo Fernández y a Harfuch cabezas visibles de toda esta movida. no es casualidad que siempre elijan este tipo de casos en los que uno se va con la sensación de que gracias al jurado no se condenó a la acusada de matar a su violento marido y con la impresión de que un juez técnico hubiera condenado a esa pobre señora que no hizo más que defenderse de las golpizas que su pareja le propinaba. sin embargo les aseguro que se trata de gente de ultraderecha. La juegan de garantistas pero son gente identificada con Blumberg, De Narváez y toda la mano dura de Buenos Aires. Estos tipos no dan puntada sin hilo y no es casula que siempre pongan el mismo casito para tratar de vender su proyecto. Cuando le pregunté a GRanillo por qué el jurado no tenía que fundar su veredicto fue porque el jurado (esos 12 tipos) eran el pueblo y el pueblo no le tenía que dar explicaciones a nadie, ni siqueira a la persona a la que al pueblo se le ocurría condenar a cadena perpetua. que tal? Eso es lo que quieren imponer. Sepamos verlo ahora antes de que sea tarde.

    • Leticia Lorenzo
      14 abril 2010, 13: 07 para 13:07

      Un jurado no podría tomar la decisión del monto de la pena de alguien a quien condena, por lo que no podría decidir la cadena perpetua de nadie. Una de las características del proyecto de incorporación de los jurados (que ha sido anteriormente comentado y explicado en este mismo blog) es que el jurado decide sobre la existencia del hecho y la participación de la persona acusada. Si decide que es culpable, entonces se agradece al jurado por su trabajo y se realiza otra audiencia, ante un juez técnico, donde lo que se discute es el monto de la pena (con la presencia del fiscal y el defensor manifestando sus solicitudes y la producción de prueba al efecto).
      Me parece que uno tiene todo el derecho a estar a favor o en contra de estas cosas, pero eso no nos habilita para desinformar.
      Saludos y gracias.

  5. cachulo
    14 abril 2010, 21: 57 para 21:57

    Nadie desinfomró porque nadie dijo que el jurado fiej la pena. Pero el jurado fija el hecho y la autoría y una vez fijados esos elementos el juez técnico no puede fijar una pena distitna a la prevista por el código penal. Entonces si el jurado (por supuesto que sin explicar por qué) considera probado que el acusado mató a su ascendiente, descendiente o cónyuge, sabiendo que lo son (art. 80 inc. 1º del código Penal), el juez, aunque no haya una sola prueba que acredite lo que el juzgado entendió por probado, debe aplicar la pena fijada por ese artículo. conclusión en nada se ha desinformado ni nada hay de falso en que no se dan explicaciones a nadie, ni siqueira a la persona a la que al pueblo se le ocurría condenar a cadena perpetua, ya que ésta la única explicación que recibirá es que corresponde aplicar el 80 inc.1º, pero nadie le explicará por qué se entendió como comprobado que mató a su pariente.
    No sé si soy claro.

    • 14 abril 2010, 22: 07 para 22:07

      Pregunto: ¿puede suceder que el juez técnico considere que, en caso de culpabilidad, existieron circunstancias extraordinarias de atenuación, o no tiene margen para hacerlo?

      • cachulo
        15 abril 2010, 20: 21 para 20:21

        En el caso que propongo como ejemplo el juez técnico no puede valerse de atenuantes. Ello es así porque atenuantes y agravantes sirven para cuantificar la pena cuando ésta está fijada en cierta escala. Por ejemplo en el homicidio simple la pena es de 8 a 25 años, y ahí el juez en abse a los atenuantes o agravantes elige entre poner 8,15, 25 años o los que le parezca.
        En el caso del art. 80 inc. 1ª la nomra no admite escala penal alguna: si se mató con dolo a algún pariente sabiendo que lo es, la pena es prisión o reclusión perpetua, no hay otra.
        Es cierto que el art. 82 del CP indica que la pena es de 10 a 25 años si el crimen fue bajo estado de emoción violenta o preterintencional (esto es se intentó dañar pero se le fue la mano y terminó matando). Pero tanto la emoción violenta como la preterintención son cuestiones de hecho que deben ser dirimidas necesariamente por el jurado y no por el juez técnico, porque no tiene sentido que el jurado solo valore la mitad de los hechos y la otra mitad las valore el juez.

  6. Walter Damián
    14 abril 2010, 23: 37 para 23:37

    Guillermo, ahí aparece el problema. Como el jurado no debe fundar -en la mayoría de los sistemas- su decisión, se torna difícil, cuando no imposible, revisar su decisión. Cuando un tribunal se equivoca, o decide sin fundamentos, puede atacarse lo decidido ante el superior, sea por nulidad o por arbitrariedad, etc. Aquí el problema es el que da a entender Cachulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.