La corporación responde

13 marzo 2010, 13: 15

Esta nota me llegó por correo:

“La Asociación de Magistrados y Funcionarios de Neuquén censura la violencia como metodología de expresión de disenso o disconformidad con los fallos de los jueces.

“Lo ocurrido en ocasión de leerse la sentencia en la causa Hermosilla Soto, donde se produjeron lesiones a un empleado judicial, importantes daños a un edificio público -también propiedad de los agresores- con cierta pasividad policial, y descalificadores ataques verbales y de hecho a los jueces, deja ver una intolerancia repudiable por cuando no se condice con el comportamiento de una sociedad que debe necesariamente controlar y criticar, cuando corresponda, las resoluciones de sus servidores públicos, en este caso los jueces, pero dentro de carriles pacíficos.

«Nada justifica sustituir los mecanismos que otorga el derecho a recurrir y adoptar conductas agresivas que únicamente denotan intolerancia ante el funcionamiento de las instituciones.

Neuquén, 13 de marzo de 2010.

Richard Trincheri, presidente, Miguel Valero, vicepresidente.

Etiquetas ,

11 comentarios para La corporación responde

  1. cachulo
    13 marzo 2010, 20: 17 para 20:17

    Con todo lo criticable que resulta la Aosciación de Magistrados, no creo que se trate de una respuesta corporativa sino de repudiar algo que es realmente lamentable, y que debiera ser repudiado desde todos los sectores sociales, inclusive desde el periodismo, que lejos de hacerlo lo aprueba, incitando de ese modo a abandonar el proceso judicial como modo pacífico de solución de los conflictos para resolver los asuntos a través de la violencia. Tu título Berto es demasiado sugestivo, y no te he visto decir que coincidís en que «Nada justifica sustituir los mecanismos que otorga el derecho a recurrir y adoptar conductas agresivas que únicamente denotan intolerancia ante el funcionamiento de las instituciones.», como dice el texto. Pensás lo mismo no? digo, como para quedarme más tranquilo…

    • 13 marzo 2010, 21: 48 para 21:48

      Creo que mi postura respecto del fallo es más que clara, se evidencia en la serie de post que he publicado entre ayer y hoy.
      En cuanto al comunicado de la Asociación, ¿cómo estar en contra de la resolución pacífica de confictos, del respeto por la ley y las instituciones? De lo que creo que se olvidaron es de hacer aunque sea una mínima mención al dolor de los familiares que los llevó a tener esa irracional reacción ante la sentencia. No justificar ni compartir, sólo comprender. Es muy sencillo para todos los que estamos afuera de ese dolor analizar el fallo y debatir si es ajustado a derecho o no, si responde al sentido común o no. Igual de fácil es observar, a la distancia, la reacción de los familiares. No hay que justificarla, pero sí comprender que es producto de una situación de extrema angustia y tensión. Que quizá tenga sus responsables, como sugiere la sentencia y he tratado de reflejar en las notas del diario.
      El debate, por supuesto, es mucho más profundo. Habría que remontarse al largo desencuentro entre la ciudadanía y la justicia, y creo que todos tendríamos buenas razones para explicarlo.
      Por ahora hago punto aqui y me remito a lo que escribí en un post después de los alegatos y antes de la sentencia: el derecho penal no resuelve nada. Como ha quedado demostrado una vez mas. Si no he sido claro, por favor hágamelo saber.

  2. cachulo
    14 marzo 2010, 1: 04 para 1:04

    Me parece que la sentencia hace una clara alusión al dolor de los familiares cuando dice que: » No creo que la sanción penal pueda devolver a los padres los hijos que han perdido, ni tampoco que les pueda llevar la paz. El derecho penal no tiene por fin recomponer las cosas a su estado anterior, sólo procura mediante una sanción penal (de privación de la libertad en la mayoría de los casos), volver a reestablecer el orden quebrantado. Tengo claro que la decisión que se tome en la presente causa, muy probablemente no conforme a ninguna de las partes. Y ello así, porque el daño ya está hecho y no tiene solución.» Por lo tanto ni siquiera eso resulta reprochable, poruqe cualquier otra cosa más que se hubiera dicho excedería lo que corresponde poner en una sentencia.
    Por lo demás, ningún medio periodístico indicó que prácticamente en la Argentina no existen fallos firmes que condenen por dolo en casos de accidentes de tránsito, eso hubiera generado otras expectativas de la gente y probablemente hubiera evitado que el desmadre sea tan grande. Párrafo aparte lo de los abogados de la querella: ¿Nunca les dijeron a sus clientes que lo más probable era que se condene por homicidio culposo? ¿no leyeron los precedentes judiciales del tema? ¿Por qué generar esas expectativas en la familias de las vícitmas para que se sorprendan con un fallo que era absolutamente previsible y recrudezcan su dolor con mayor intensidad? Una labor profesional muy cuestionable, era tarea de los abogados preparar a las familias para ese veredicto, porque más allá de lo que se opine era el más probable que se dictara.

  3. cachulo
    14 marzo 2010, 1: 06 para 1:06

    Ah, em olvidaba, se puede comprender sin dejar de repudiar aquello que no puede justificarse… y ningún medio lo hizo.

    • 14 marzo 2010, 1: 49 para 1:49

      Voy a hacerme cargo de la parte que me toca, e inevitablemente deberé ser autorreferencial.
      No vi publicadas en ningún otro medio, salvo en el diario Río Negro, citas textuales del fallo de la Cámara Primera. Aun con las limitaciones de espacio que brinda el diario en papel, fue la única explicación que un medio de prensa le ofreció a la sociedad (al menos, a quienes accedieron a la edición de ese día), sobre por qué se había llegado a la resolución que se llegó para que lo tuviera a mano como elemento de análisis.
      Podría citar también a la entrevista que Alejandro Lillo le hizo al camarista Mario Rodríguez Gómez para la radio LU5.
      No encontrarán tampoco, en la nota del diario que se publicó sobre la reacción post-sentencia, una sola frase que la justifique o la condene. Me limité a describir hechos.
      Desde el blog, donde la condicionante del espacio prácticamente no existe, pude hacer mucho más: publiqué la sentencia completa y le agregué la del caso Cabello, que aporta un contexto interesante.
      Además, en setiembre del año pasado publiqué este post a propósito de la confirmación de la prisión preventiva de Hermosilla Soto por parte del Tribunal Superior de Justicia. Escribí en ese entonces: “muy pocos tribunales del país aplican este criterio ante casos así. No creo que meter presos a los conductores que provocan este tipo de desastres sea la solución. Pero nadie parece tener la clave, ni aquí ni en el mundo, para llevar a cero los índices de siniestralidad”.
      De hecho a la madrugada siguiente del fallo en el caso Hermosilla Soto, en una carrera entre aficionados mataron a un espectador.
      Claro, cuánto puede influir un blog, pero aclaré al principio que estaba haciéndome cargo de la parte que me toca.
      Si los abogados alentaron o no expectativas desmesuradas en la familia, me remito al párrafo respectivo en la sentencia.
      Lo último: la mención al dolor de los familiares está en la sentencia, no en el comunicado de la Asociación.
      Para ser honesto, no sé si corresponde que la Asociación de Magistrados se ponga en la piel de otro que no sea la de sus representados. Pero creo que me gustaría que lo hiciera. Y no por una cuestión de demagogia.
      Richard Trincheri, quien firma como presidente, votó en su momento como juez de la Cámara de Apelaciones en contra de la prisión preventiva de Hermosilla Soto. Él sabía que este juicio iba a terminar así. Como estoy seguro que sabe también el dolor que causan estas decisiones judiciales (cuya certeza o error no se discute) porque tuvo varias veces a los padres de las víctimas frente a su despacho, los vio llorar, y nunca tuvieron una actitud agresiva.
      Lo que originó este intercambio de comentarios fue el título que elegí para el comunicado de la Asociación: “la corporación responde”. Porque así lo entendí.
      Vuelvo a lo anterior: ¿correspondía que la Asociación hiciera otra cosa? No lo sé. Prefiero pensar que sí.

      • cachulo
        14 marzo 2010, 15: 20 para 15:20

        Está bien, y reconozco que este blog es de los que permite tratar más seriamente el tema, y el que mejor lo informa.
        Pero en la medida en que no se condene públicamente cosas como las que sucedieron en la lectura de la sentencia implícitamente se convalidan esas conductas, y creo que eso es lo que no pudo pasar por alto la Asociación de Magistrados.
        Y en lo que a vos referís de que la Asociación lamente las pérdidas de la familia, puede que tengas razón, pero eso no transforma al comunicado en una posición corporativa.
        Insisto en que lo preocupante es que los episodios ocurridos luego de la lectura de la sentencia sólo hayan sido repudiados por una Asociación de jueces, y que eso se interprete como una respuesta corporativa, y no como un legítimo repudio a un accionar antisocial.
        El silencio de los demás actores sociales, con más la publicación de artículos periodísticos en otros medios (como por ejemplo titular: «Solo 5 años de prisión»), llevan a apobar una actitud que es peligrosa porque implícitamente se está convalidando que cuando la justicia no resuleve como me gusta tengo derecho a violentarme, a agredir y romper todo. Me parece que en eso hay que ser claros, si considero que la sentencia es equivocada entonces hay que interponer el recurso, pero sin violencia.
        Por último, quiero destacar que en esto no le caigo a los familiares (probablemente si se hubiera tratado de mis hijos y me huibieran convecido que le ley indicaba una condena mayor hubiera reaccionado igual), sino a los demás actores sociales que contamos con la posibilidad de analizarlo sin que se vean tan comprometidos nuestros sentimientos, e insisto nadie lo repudió.

  4. maria elisa
    14 marzo 2010, 9: 39 para 9:39

    creo que hay una gran confusion y por supuesto que no es casual, en cuanto a que es violencia. y quien la ejerce…tod@s l@s que escuchamos la sentencia nos parecio tan injusta, entonces quienes fueron violentos?..desde el asesino que mato hasta los jueces que dictaron esa sentencia entonces me pregunto?, reaccionar ante tal injusticia es violento? de que forma se puede expresar el repudio a tal injusticia? debemos guardar las «formas» cuando nos dicen que un asesino en pocos años estara en la calle nuevamente? que la justicia no comprendio lo que esto signfico? porque los familiares, amigos etc. dieron una pelea no solo en la justicia sino tambien en la sociedad visibilizando lo ocurrido. Que este homicidio deberia ser ejemplificador para que no vuelva a ocurrir?Que muchas veces cuando salgo para trabajar, debo cuidarme de los/as alcoholizados que manejan por estas calles? Vuelvo a preguntar quien ejerce violencia, quienes explotan de dolor ante una injusticia o quienes la provocan apelando a codigos y leyes que la sociedad no entiende, que la razon de los/as comunes no comprendemos? cuando los jueces solo se escudan en codigos sin poder comprender a la sociedad evidencian la gran distancia que nos separa, y si la justicia no esta al sevicio de la sociedad.de que sirve? violencia? violencia es la que ejercieron ellos, quienes explotaron de dolor solo manifestaron lo que sentian..porque esos familiares no apelaron a hacer justicia por mano propia..apelaron a la justicia, confiaron, esperaron…y esa es la reaccion que provocaron y este fue el resultado, la asociacion de magistrados…etc…repudia? bueno…les avisamos que nosotros/as tambien repudiamos el accionar de esos jueces, y que deberian llamarle la atencion por su accionar y no por las formas…en que…nos obligan a reaccionar…

  5. cachulo
    14 marzo 2010, 15: 23 para 15:23

    Viste Berto? Gente como María Elisa considera justificada la reacción. No la culpo, es el mensaje que se transmite a toda la sociedad en estos días.
    Y a eso hay que sumarle que el periodismo «especializado en temas judiciales», salvo vos, lejos de explicar lo fundamentado de la decisión se escandaliza por la sentencia pese a que fue ajustada a derecho. Vamos mal.

  6. Cristina
    14 marzo 2010, 15: 33 para 15:33

    Hasta aquí veo que se apunta a cuestionar a los jueces, pero como yo creo que hay que respetar el fallo, me pregunto, que vamos todos hacer con un fiscal, que nuevamente ratifico impericia. Lo dicen los jueces en la sentencia.
    El fiscal, como representante del Estado, o sea de todos nosotros, (quienes además le pagamos su suculento sueldo para que nos represente) debería ser quien más empeño debía poner, para no equivocar la estrategia, como dice la sentencia, y estudiar mucho cosa que comparando la sentencia con la sentencia Cabello vemos que no hizo, porque si lo hubiera hecho no se le podría pasar por alto.
    La querella que tambien es criticada en el fallo, deberá darle explicaciones a los padres, que coincido que se ajustaron siempre a las reglas del juego institucional, que trataron de resignificar el dolor siguiendo los caminos de una justicia burocrática y poco clara. Tenemos la obligación de entenderlos y respetarlos en su dolor.
    Por esta obligación es que creo que la carta de la Asociación de magistrados en cuanto menos inoportuna. Debe ser la Asociación de magistrados, quien asuma de una vez por todas, que hay que debatir esa distancia cada vez más abismal entre la ciudadanía y la justicia. Es la asociación de magistrados quien debe repensar hacia adentro a quienes defiende, como y a que costos. Cuando hablo de costos digo, que este tipo de pronunciamientos inoportunos e innecesarios, no hace más que enfrentarlos a una ciudadanía que necesita explicaciones.
    Ponerse en el lugar del otro, no implica aceptar la violencia como método, pero a veces, “la institucionalidad” es más violenta que un grito, una puteada o un elemento arrojado al aire. Es verdad que los jueces temían que esto sucediera y por eso lo expresan en el fallo, pero eso no alcanza para suponer que quienes están sumidos en el dolor más terrible, se queden impasibles……
    El fallo esta ajustado a derecho, señala la impericia del fiscal y lo temerario de la querella, pero como sociedad nos debemos un debate muy profundo sobre la justicia, los derechos, la resolución de conflictos y en este debate, algunos tienen más responsabilidad que otros.

  7. eliseo
    15 marzo 2010, 16: 29 para 16:29

    Mirá Berto la verdad que estuviste bastante flojito y sin objetividad en este tema. En el fondo no estás de acuerdo con el fallo pero a la vez entendés que es acorde a derecho. Y en lugar de centrar un debate sobre si los legisladores deben cambiar la ley respecto a temas de tránsito preferís cargar contra los jueces. Sos bastante sectario además, hablás de «la corporación» tratando despectivamente a la agrupación de jueces y, por otro lado, hablas de que «la justicia está alejada de la ciudadania» o algo así. Pero la verdad que vos con tus comentarios no hacés otra cosa que sembrar cizaña contra los jueces y eso no es de buen periodista. Lo entendería de parte de los familiares de las víctimas pero no de la tuya. Tenés que ser mas objetivo.

    • 15 marzo 2010, 17: 56 para 17:56

      Con todo respeto, me parece que estuvo leyendo otras notas, no las que escribí en el diario ni en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.